Los ganadores y los perdedores del 21st Century Cures Act

El representante Fred Upton (republicano de Michigan), en una conferencia de prensa para promover el 21st Century Cures Act (Foto cortesía del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes)

Un amplio proyecto de salud que se aprobó el miércoles 7 de diciembre, y que acaba de firmar el presidente Barack Obama, es una bolsa de presentes para las industrias que gastaron mucho dinero en cabildeo con el fin de asegurarse que la ley fuera aprobada.

La siguiente es una lista de algunos ganadores y perdedores en el 21st Century Cures Act (Acta de Curas del Siglo XXI):

GANADORES

Compañías farmacéuticas y de dispositivos médicos. Es probable que puedan ahorrar miles de millones de dólares al introducir drogas y dispositivos en el mercado, ya que la ley le otorga a la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA) nueva autoridad y herramientas para demandarles menos estudios científicos, y acelerar las aprobaciones.

Los cambios representan un esfuerzo de cabildeo masivo de 58 compañías farmacéuticas, 24 compañías de dispositivos y 26 empresas de “productos de biotecnología e investigación”, según un análisis de Kaiser Health News de datos de cabildeo compilado por el Center for Responsive Politics. El análisis revela que los grupos reportaron más de $192 millones en gastos de cabildeo en el Cures Act y otras prioridades legislativas.

Escuelas médicas, hospitales y doctores. La ley proporciona $4,8 mil millones a lo largo de 10 años en fondos adicionales a los Institutos Nacionales de Salud, la principal organización de investigación biomédica del gobierno federal. (aunque estos fondos no están garantizados y estarán sujetos a asignaciones anuales).

Este dinero podría ayudar a investigadores de universidades y centros médicos a obtener cientos de millones de dólares más en donaciones para sus investigaciones, la mayoría destinadas al estudio del cáncer, la neurobiología y la medicina genética.

El proyecto de ley atrajo la actividad de cabildeo de más de 60 escuelas, 36 hospitales y varias docenas de grupos que representan a las organizaciones de médicos. Estos grupos informaron haber gastado más de $120 millones en actividades de lobby, que incluyó el Cures Act.

Defensores de la salud mental y el tratamiento por abuso de sustancias. El Cures Act proporciona mil millones en subvenciones estatales durante dos años para hacer frente al abuso de opioides y la adicción. Mientras que la mayor parte de ese dinero va a las entidades de tratamiento, algunos financiarán la investigación.

La ley aumenta la financiación para la investigación y el tratamiento de la salud mental, con cientos de millones de dólares autorizados para docenas de programas existentes y nuevos.

Los grupos de salud mental, psicología y psiquiatría gastaron $1,8 millones en actividades de cabildeo que incluyeron el proyecto de Curas como uno de sus tópicos.

Grupos de pacientes. Los grupos especializados en enfermedades y en defensa de los pacientes apoyaron la legislación e hicieron cabildeo vigorosamente. Muchas de estas entidades reciben una porción de su financiamiento de farmacéuticas y productoras de dispositivos. El proyecto de ley incluye una mayor participación del paciente en el proceso de aprobación y desarrollo de fármacos, y también es un impulso a la influencia de estos grupos.

Más de dos docenas de grupos de pacientes presionaron por la aprobación de Cures, y reportaron haber gastado $6,4 millones en actividades de lobby que incluyeron al proyecto de ley como uno de sus temas.

Tecnología de información de salud y empresas de software. La ley empuja a las agencias federales y a los proveedores de salud de todo el país a utilizar los sistemas de registros de salud electrónicos y a recopilar datos para mejorar la investigación y el tratamiento. Aunque no financia específicamente el esfuerzo, las empresas de IT y de gestión de datos podrían ganar millones de dólares en nuevos negocios.

Más de una docena de empresas informáticas, de software y de telecomunicaciones informaron de cabildeo a favor de la aprobación del acta. El gasto total de estos grupos fue de $35 millones.

PERDEDORES

Defensores de la medicina preventiva. El Cures Act recorta $3,5 mil millones -alrededor del 30 por ciento- del Fondo de Prevención y Salud Pública establecido bajo el Obamacare para promover la prevención del Alzheimer, la diabetes, las infecciones adquiridas en el hospital, y otras condiciones crónicas y enfermedades.

Grupos de consumidores y seguridad de los pacientes. Grupos como Public Citizen y el Centro Nacional de Investigación en Salud lucharon por cambios completos o sustanciales en la ley. Aunque ganaron en algunos puntos, estos grupos aún dicen que Cures abre la puerta para la aprobación de medicamentos y dispositivos peligrosos (dada la mayor flexibilidad que tendrá la FDA para autorizar un producto con menos requisitos), y no aborda un punto crítico para los consumidores: el aumento de los costos de los medicamentos.

Pacientes que necesitan crecimiento capilar. La ley indica que el programa federal Medicaid ya no ayudará a pagar por las drogas usadas por millones de pacientes para recuperar el cabello. La Fundación Nacional de Alopecia Areata gastó $40,000 en cabildeo, que incluyó Cures.

La FDA. El Cures Act da a la FDA un adicional de 500 millones de dólares hasta 2026, y más poder de contratación, pero los críticos dicen que no es suficiente para cubrir la carga de trabajo adicional bajo la ley. La agencia también obtuvo algo a lo que se opuso: la renovación de un programa polémico que recompensa a las compañías que aprueban drogas para enfermedades pediátricas raras.

La cobertura de KHN del desarrollo, costos y precios de drogas recetadas es financiada en parte por la Laura and John Arnold Foundation.

Categories: Cost and Quality, Health Industry, Noticias En Español, Pharmaceuticals

Tags: ,