Nuevas drogas contra el cáncer, ¿ayudan a vivir más?

Marlene McCarthy tiene 73 años y vive en Coventry, Rhode Island. Padece un cáncer de seno avanzado, y no ha encontrado una medicación que lo combata. (Katye Brier para KHN)

El cáncer de seno de Marlene McCarthy ha crecido de manera implacable durante los últimos siete años, diseminándose dolorosamente a través de sus huesos y haciendo que le resulte imposible caminar sin la ayuda de un bastón.

Aunque la mujer de 73 años sabe que no hay cura para su enfermedad, quiere que los investigadores se esmeren más. Han pasado años desde que encontrara una droga que la ayudara. McCarthy dijo que se siente frustrada porque la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) está aprobando fármacos sin pruebas de que curan a los pacientes o los ayudan a vivir más tiempo. “Entiendo por qué podría ser satisfactorio para algunas personas. Pero no lo es para mí”, dijo McCarthy, quien vive en Coventry, Rhode Island.

Empujados por defensores de pacientes que quieren acceso temprano a los medicamentos, la FDA ha aprobado una ráfaga de drogas oncológicas en los últimos años, dando a las personas con cáncer una renovada sensación de esperanza, y una serie de nuevas y costosas opciones. Pocas de estas drogas han permitido a pacientes con una esperanza de vida limitada, vivir por años.

Sin embargo, muchas otras sólo han ofrecido a los pacientes beneficios marginales, sin ninguna evidencia de que mejoraran la sobrevida o la calidad de vida, dijo el doctor Vinay Prasad, profesor asistente de medicina en la Oregon Health and Sciences University, quien ha escrito extensamente sobre cómo la FDA aprueba drogas para el cáncer.

En general, la supervivencia del cáncer ha cambiado poco en la década pasada. Las 72 terapias aprobadas de 2002 a 2014 les dieron a los pacientes sólo 2,1 meses más de vida comparado con los fármacos más viejos, según un estudio publicado en JAMA Otolaryngology–Head & Neck Surgery.

Y esos son los éxitos.

Dos tercios de las drogas para el cáncer aprobadas en los dos últimos años no tienen evidencia que demuestre que extienden la supervivencia en absoluto, agregó Prasad.

El resultado: por cada paciente con cáncer que gana la lotería, hay muchos otros que obtienen poco o ningún beneficio de las drogas más nuevas.

“Estamos preocupados sobre la presión por aprobar más drogas, en vez de aprobar drogas más efectivas”, dijo Fran Visco, presidente de la National Breast Cancer Coalition. Visco observó que Herceptin, la última droga para el cáncer de seno que cambió realmente el juego terapéutico, fue aprobada hace 20 años.

En un estudio publicado en noviembre en JAMA Internal Medicine, la investigadora Diana Zuckerman analizó 18 drogas para el cáncer que no ayudaron a los pacientes a vivir más. Sólo una tenía datos claros que mostraban que había mejorado las vidas de los pacientes, aliviando el dolor o la fatiga.

Dos de esas drogas dañaron la calidad de vida. Por ejemplo, los pacientes con cáncer de tiroides que tomaron el fármaco más caro, llamado Cabozantinib, tuvieron peores resultados en una escala que midió cinco síntomas: diarrea, fatiga, trastornos del sueño, angustia y dificultad para recordar, explicó Zuckerman.

“Nuestros pacientes necesitan fármacos que ofrezcan el mayor beneficio posible, especialmente cuando se lo pone en el contexto del costo”, dijo el doctor Richard Schilsky, vicepresidente senior y director médico de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, que representa a los especialistas en cáncer. “Usted comienza a preguntar cuál es el valor real de una terapia cuando el beneficio es pequeño, la toxicidad puede ser similar a un medicamento anterior y el costo es mucho mayor”.

Los medicamentos contra el cáncer aprobados el año pasado cuestan un promedio de $171,000 al año, según el Center for Health Policy and Outcomes en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York. A pesar de los altos precios pueden llevar a los pacientes a pensar que están recibiendo el Mercedes Benz de las drogas contra el cáncer, la investigación muestra que el precio de un medicamento no tiene relación con lo bien que funciona.

“No podemos tener un sistema donde las drogas que ni siquiera funcionan se venden por estas increíblemente dementes sumas de dinero”, dijo Zuckerman, quien es presidenta del Centro Nacional de Investigación en Salud, una organización sin fines de lucro en Washington, DC, que tiene como objetivo explicar la investigación clínica a los consumidores.

Reconociendo el lento ritmo de progreso, la Sociedad Americana de Oncología Clínica ha establecido metas para nuevos fármacos contra el cáncer: extender la vida o controlar los tumores durante al menos 2,5 meses. El período se estableció relativamente bajo porque “no nos encontramos a menudo con un tratamiento transformador”, dijo el doctor Sham Mailankody, asistente médico y especialista en mieloma en el Memorial Sloan Kettering.

Sin embargo, en un estudio publicado en septiembre en JAMA Oncology, Mailankody halló que sólo uno de cada cinco medicamentos contra el cáncer aprobados de 2014 a 2016 cumplió con esos estándares.

El cáncer es principalmente una enfermedad del envejecimiento. El 59% de los pacientes son mayores de 65 años y el 30% tienen más de 75. Sin embargo, sólo el 33% de los participantes en los ensayos de cáncer son mayores de 65 y sólo el 10% supera los 75, según un estudio de 2012 publicado en el Journal of Clinical Oncology.

McCarthy, quien revisa las propuestas de investigación sobre el cáncer de seno para el Departamento de Defensa, dijo que fue rechazada dos veces para participar en ensayos clínicos debido a su edad. Al investigar las terapias experimentales, “me emocionaba ver una que parecía prometedora, sólo para me dijeran que era demasiado vieja para participar en el ensayo, porque la edad límite era de 70 años”, dijo.

Contra la opinión de muchos en la comunidad científica, el presidente Donald Trump ha prometido reducir las regulaciones en la FDA y recientemente dijo a líderes de la industria farmacéutica que quiere acelerar aún más el proceso de aprobación de medicamentos.

Oficiales de la FDA dijeron que hay buenas razones por la que falta evidencia de que prometedoras drogas contra el cáncer mejoran la supervivencia.

Porque muchos cánceres crecen despacio, puede tomar muchos años para que un estudio muestre si una nueva droga ayuda a las personas a vivir más, dijo el doctor Richard Pazdur, director del Oncology Center of Excellence de la FDA. Mientras que individualmente las drogas pueden mostrar sólo una modesta mejora, “cuando se usan secuencialmente o en combinación, pueden transformar una enfermedad”, agregó Pazdur.

¿Beneficioso o dañino?

Los pacientes con cáncer, quienes toman decisiones en un momento de tremendo estrés, no siempre entienden todos los riesgos y beneficios de la terapia, dijo Otis Brawley, médico jefe de la Sociedad Americana del Cáncer. Estudios sugieren que ambos, pacientes y doctores tienden a sobreestimar los beneficios de las drogas, pero a subestimar los riesgos y los efectos secundarios.

Un estudio con 2,944 personas publicado en JAMA Internal Medicine encontró que el 39% creía erróneamente que la FDA sólo aprobaba medicamentos “extremadamente eficaces”, mientras que el 25% creía equivocadamente que la agencia sólo aprobaba tratamientos sin efectos secundarios graves.

Los pacientes “ven el beneficio de supervivencia y, por supuesto, están asustados, son personas desesperadas tratando de conseguir cualquier oportunidad”, dijo la doctora Ellyn Lee, que guía a los pacientes sobre los tratamientos contra el cáncer como directora de Swedish Palliative Care Services en Seattle. “Sin embargo, el beneficio de supervivencia no siempre ocurre, o representa tres meses de miseria debido a efectos secundarios, y la bancarrota al final. ¿Es eso realmente justo?”.

Uno de los cambios recientes más grande en la FDA es que más medicamentos están siendo aprobados en base a la “supervivencia sin progresión”: frase de la jerga médica que se refiere a la cantidad de tiempo que los pacientes viven mientras sus tumores están bajo control.

Debido a que los pequeños cambios en el tamaño del tumor no siempre son claramente visibles en los escáneres, los médicos consideran que los tumores están bajo control, siempre y cuando no crezcan más del 20%, explicó Brawley.

Los médicos siempre esperan que una droga que retrasa el crecimiento del tumor ayude a los pacientes a vivir más tiempo. Pero en un estudio publicado en 2015, Prasad encontró que la mayoría de los análisis estadísticos han encontrado que el vínculo entre la supervivencia libre de progresión y la supervivencia general es muy débil.

Medidas como la supervivencia sin progresión “son sólo una conjetura sobre si el medicamento realmente funciona o no”, dijo Brawley. “El problema con la aprobación de un medicamento basado en una supervivencia libre de progresión es que usted no sabe si el fármaco está haciendo algo positivo por el paciente”.

Brawley dijo que le preocupa que los pacientes puedan verse afectados por medicamentos oncológicos cuyos efectos secundarios a largo plazo son desconocidos.

El fármaco Avastin, que fue aprobado para el cáncer de seno en 2008, sin evidencia de que mejorara la supervivencia, perdió su aprobación tres años después, luego que estudios demostraran que no ayudaba a las personas a vivir más tiempo. La FDA concluyó que efectos secundarios que amenazan la vida, que incluyeron ataques cardíacos, sangrado y presión arterial alta, superaron los beneficios del fármaco.

McCarthy se ha decepcionado de las últimas terapias contra el cáncer que ha tratado. El último fármaco que impidió que sus tumores crecieran fue el Letrozol, aprobado en 1997. Mantuvo a los tumores de McCarthy bajo control durante tres años.

En 2015, después de que sus tumores comenzaran a crecer otra vez, McCarthy comenzó a usar una nueva droga para el cáncer de seno, llamada Ibrance. La FDA aprobó Ibrance porque mejoró la supervivencia sin progresión a 10 meses cuando se combinó con una terapia hormonal estándar. Pero cuatro meses después de que McCarthy comenzó a usar la droga, exámenes encontraron nuevos tumores óseos.

Sally Beatty, vocera de Pfizer, señaló que los beneficios probados de Ibrance han mejorado desde entonces. En un estudio publicado en noviembre, las mujeres que tomaron la combinación Ibrance vivieron 24,8 meses con un crecimiento tumoral limitado, en comparación con 14,5 meses para las mujeres que usaron sólo la terapia hormonal.

McCarthy optó por no intentar con otra droga, Afinitor, después que los doctores le advirtieran sobre demasiados riesgos. La FDA aprobó Afinitor en 2012 porque limitó el crecimiento de tumores durante cuatro meses más que el placebo.

“No es para emocionarse”, dijo McCarthy, quien tiene cuatro hijos y cuatro nietos. Quiero vivir más de cuatro meses.

Pero mantener los tumores bajo control puede ser una gran ayuda para los pacientes, dijo Pazdur, quien señala que hay muchas maneras de que los medicamentos ayuden a los pacientes, incluso sin extender la vida. El encogimiento de un tumor óseo, por ejemplo, puede aliviar el dolor. Disminuir un tumor pulmonar puede hacer que sea más fácil para alguien respirar.

“La mayoría de los pacientes están contentos si el médico les dice: ‘Su examen dice que todo está estable. No hay nuevas lesiones’”, dijo Schilsky, de la Sociedad Americana de Oncología Clínica. “He dado esa noticia a los pacientes muchas veces a lo largo de los años y todos están contentos. ¿Son tan felices como si el tumor se hubiese ido? Por supuesto que no. Pero estar libre de progresión y sentirse bien no es un mal resultado”.

Como alguien con un cáncer incurable, McCarthy sigue frustrada con el ritmo del progreso. Los científicos, dijo, no están haciendo las preguntas correctas.

McCarthy enfatizó que quiere que los investigadores se centren en la prevención del cáncer, y en entender por qué los cánceres de seno como el suyo pueden permanecer inactivos durante años antes de repentinamente reactivarse. Su cáncer, que fue diagnosticado por primera vez cuando tenía 44 años, desapareció durante dos décadas antes de reaparecer en sus huesos.

“El statu quo no es lo suficientemente bueno”, dijo McCarthy. “Quiero que tengamos una vacuna contra el cáncer de seno para evitar que mi nieta desarrolle cáncer. Estaré trabajando por eso hasta que de mi último aliento”.

La cobertura de KHN del final de la vida y enfermedades graves es apoyada por The Gordon and Betty Moore Foundation y la cobertura del envejecimiento y el mejoramiento del cuidado de los adultos mayores es apoyada por The John A. Hartford Foundation.

 

Categories: Aging, Cost and Quality, Noticias En Español, Pharmaceuticals

Tags: ,