Empleadores amplían beneficios de salud mental, mientras trabajadores luchan con el impacto de la pandemia
Share This Story:

Empleadores amplían beneficios de salud mental, mientras trabajadores luchan con el impacto de la pandemia

(iStock / Getty Images)

A medida que la pandemia de covid-19 se fortalece en su segundo año, el camino a seguir para los trabajadores estadounidenses sigue sin resolverse, y muchos continúan trabajando desde casa mientras cambian las normas para mantener un lugar de trabajo seguro.

En su Encuesta de Beneficios de Salud de Empleadores de 2021, KFF (Kaiser Family Foundation) descubrió que muchos empleadores han aumentado los beneficios de salud mental, y otros, para ofrecer apoyo a sus trabajadores en tiempos de incertidumbre.

En este tiempo, la proporción de empleadores que ofrecen seguro médico a sus trabajadores se mantuvo estable, y los aumentos de las primas del seguro médico y los gastos médicos de bolsillo fueron moderados, en línea con el aumento de los salarios. Los deducibles se mantuvieron prácticamente sin cambios con respecto a los dos años anteriores.

“Con la pandemia, no estoy seguro de que los empleadores quisieran hacer grandes cambios en sus planes, porque se interrumpieron muchas otras cosas”, dijo Gary Claxton, vicepresidente senior de KFF y director del Proyecto de Mercados de Seguros de Salud.

Llegar a una fuerza laboral dispersa también es un desafío, ya que las actividades en el lugar, como las ferias de beneficios para empleados, se redujeron o eliminaron.

“Es difícil incluso comunicar los cambios en este momento”, dijo Claxton.

Muchos empleadores informaron que desde que comenzó la pandemia han realizado cambios en sus beneficios de salud mental y adicciones. Casi 1,700 empresas públicas y privadas no federales completaron toda la encuesta.

En empresas con al menos 50 trabajadores, el 39% ha realizado cambios que incluyen:

  • 31% aumentó las formas en que los empleados pueden acceder a los servicios de salud mental, como la telemedicina.
  • 16% ofreció programas de asistencia a los empleados u otros recursos nuevos para la salud mental.
  • 6% amplió el acceso a proveedores de salud mental dentro de la red.
  • 4% redujo el costo compartido de estas visitas.
  • 3% aumentó la cobertura de los servicios fuera de la red.

Los trabajadores están aprovechando los servicios. El 38% de las empresas más grandes, con 1,000 trabajadores o más, informaron que sus empleados utilizaron más servicios de salud mental en 2021 comparado con el año anterior, mientras que el 12% de las empresas con al menos 50 trabajadores dijeron que sus trabajadores usaron más los servicios de salud mental.

Thundermist Health Center es un centro de salud calificado a nivel federal que sirve a tres comunidades en Rhode Island. El plan de salud del centro ofrece a los empleados una HMO y una organización de proveedores preferidos, y 227 trabajadores están inscritos.

Cuando llegó la pandemia, el plan de salud redujo los copagos para las visitas de salud conductual de $30 a $0.

“Queríamos alentar a las personas que sintieron estrés o preocupación a obtener ayuda”, dijo Cynthia Farrell, vicepresidenta asociada de recursos humanos de Thundermist.

Una vez que termine la pandemia, si el centro de salud agrega un copago nuevamente, no será más de $15, aseguró.

La pandemia también cambió la forma en que muchas empresas manejan sus programas de bienestar. Más de la mitad de los que tenían al menos 50 trabajadores expandieron estos programas durante la pandemia. ¿El cambio más común? Ampliación de los servicios de asesoramiento online, reportado por el 38% de las empresas con 50 a 199 trabajadores y el 58% de las empresas con 200 o más trabajadores.

Otro cambio popular fue expandir o cambiar los programas de bienestar existentes para satisfacer las necesidades de las personas que trabajan desde casa, según informaron el 17% de las empresas más pequeñas y el 34% de las empresas más grandes que realizaron cambios.

Reforzar los servicios de telemedicina fue una forma popular para que los empleadores facilitaran el acceso a los servicios para los trabajadores, los que pueden haber estado trabajando de forma remota o cuyos médicos, incluidos los profesionales de la salud mental, pueden no haber atendido a los pacientes en persona.

En 2021, el 95% de los empleadores ofrecían al menos algunos servicios de atención médica a través de la telemedicina, comparado con el 85% del año pasado. A menudo se trataba de citas por video, pero un número creciente de empresas permitieron visitas de telemedicina por teléfono u otros modos de comunicación, además de ampliar la cantidad de servicios ofrecidos de esta manera y los tipos de proveedores que pueden utilizarlos.

Aproximadamente 155 millones de personas en los Estados Unidos tienen atención médica patrocinada por el empleador. La pandemia no cambió la proporción de empleadores que ofrecían cobertura a sus trabajadores: se ha mantenido en su mayoría estable en 59% durante la última década. El tamaño importa, sin embargo, y aunque el 99% de las empresas con al menos 200 trabajadores ofrecen beneficios de salud, solo el 56% de aquéllas con menos de 50 trabajadores lo hacen.

En 2021, las primas promedio para cobertura familiar y individual aumentaron un 4%, a $22,221 para familias y $7,739 para cobertura individual. Los trabajadores con cobertura familiar contribuyen con $5,969 a su cobertura, en promedio, mientras que aquéllos con cobertura individual pagan un promedio de $1,299.

El cambio anual de la prima estuvo en línea con el crecimiento de los salarios de los trabajadores del 5% y la inflación del 1,9%. Pero durante los últimos 10 años, los aumentos promedio de las primas han superado sustancialmente los aumentos en los salarios y la inflación.

En promedio, los trabajadores pagan el 17% de la prima por cobertura individual y el 28% de la prima por cobertura familiar, en promedio. El empleador paga el resto.

Los deducibles se han mantenido estables en 2021. El deducible promedio para la cobertura individual fue de $1,669, un 68% más durante la década, pero no muy diferente de los dos años anteriores, cuando el deducible fue de $1,644 en 2020 y $1,655 en 2019.

Ahora, el 85% por ciento de los trabajadores tiene un deducible; hace 10 años, el porcentaje era del 74%.

El gasto en atención médica se ha desacelerado durante la pandemia, ya que las personas retrasan o evitan la atención que no es esencial. La mitad de los grandes empleadores con al menos 200 trabajadores informaron que el uso de la atención médica por parte de los trabajadores fue más o menos lo que esperaban en el trimestre más reciente. Pero casi un tercio dijo que el uso ha estado por debajo de las expectativas, y el 18% dijo que estaba por encima, según la encuesta.

En Thundermist Health Center, menos personas buscaron atención médica el año pasado, por lo que el plan de salud autofinanciado, que paga los reclamos de los empleados directamente en lugar de usar el seguro para ese propósito, cayó por debajo de su gasto esperado, dijo Farrell.

Eso resultó ser una buena noticia para los empleados, cuya contribución a su plan no cambió.

“Este fue el primer año en mucho tiempo que no tuvimos que cambiar nuestras tarifas”, dijo Farrell.

La encuesta se realizó entre enero y julio de 2021. Se publicó en la revista Health Affairs y KFF también dio a conocer detalles adicionales en su informe completo.