Esfuerzo comunitario para que trabajadores agrícolas reciban el refuerzo de la vacuna contra covid
Donate
Francisco Didier Ulloa y Bernardino Almazán presentan un programa en Radio Indígena en español y mixteco, una lengua indígena mexicana. Han intentado luchar contra la desinformación sobre las vacunas contra covid. (Heidi de Marco / KHN)

Esfuerzo comunitario para que trabajadores agrícolas reciban el refuerzo de la vacuna contra covid

Desde el comienzo de la pandemia, Luz Gallegos y su equipo de 56 defensores de inmigrantes han luchado contra el sol abrasador, el analfabetismo y la propaganda mortal en los campos y los frutales del Valle de Coachella, en California.

Mientras se dispersaban para educar a trabajadores agrícolas sobre cómo protegerse de covid-19, aprendieron rápido que los rumores y la desinformación a menudo representan gran parte de las noticias que los trabajadores agrícolas de la zona reciben sobre la enfermedad.

La necesidad de recibir el refuerzo de las vacunas, y la amenaza inminente de la variante omicron, han hecho que la comunicación sobre covid sea más desafiante.

“Ahora, estamos erradicando los mitos sobre los refuerzos. Es como una historia sin fin”, dijo Gallegos, director ejecutivo del Centro Legal TODEC (Training Occupational Development Educating Communities), con sede en Coachella.

Gallegos y su equipo se reúnen por las mañanas para discutir una estrategia sobre cómo “diluir” la información errónea antes de que se propague. “Una vez que comenzamos a escuchar rumores, tratamos de adelantarnos y crear mensajes para desacreditarlos antes de que comiencen a penetrar en los campos como lo hicieron cuando comenzamos a vacunar en enero”.

En enero, se corrió la voz de que la vacunación contra covid te dejaba estéril. Ahora, las personas escuchan a sus amigos o en las redes sociales que las vacunas pueden convertirlos en monos, cambiar su género o clonarlos.

Los trabajadores de salud de Gallegos y del condado de Riverside se organizaron a principios de año para llevar las vacunas directamente a los brazos de la mayoría de los trabajadores agrícolas del valle, donde los dátiles, los cítricos y las uvas son los cultivos dominantes. Esto ha facilitado el trabajo para algunos de su equipo de empleados y voluntarios de TODEC.

“Las personas que se vacunaron, sienten que todavía están aquí, que todavía están vivas”, dijo. “Ahora la gente ve la ciencia”.

Pero los problemas de equidad que fueron evidentes en la primera ronda de vacunas son más evidentes ahora, incluido el acceso a la atención médica, las barreras del idioma y la desinformación, dijo Gallegos. Algunos trabajadores no entienden por qué necesitan una vacuna de seguimiento. Otros son inmigrantes recién llegados que nunca fueron vacunados.

Las organizaciones comunitarias de salud han luchado para proporcionar vacunas de refuerzo para la comunidad latina, cuyos miembros representan más de la mitad de los casos de covid en California.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), para septiembre, alrededor del 80% de los latinos elegibles habían recibido al menos una dosis, la misma tasa que los blancos no hispanos. Pero de los 23,4 millones de personas de 65 años o más que habían recibido una dosis de refuerzo para el 13 de diciembre, solo el 7,8% eran latinos (que representan casi el 10% de ese grupo de edad). Los latinos de otras edades tampoco recibieron muchos refuerzos.

“Los latinos no saben a quién acudir para obtener información precisa”, dijo Gilberto López, profesor asistente de la Universidad Estatal de Arizona que ha estado trabajando en la comunicación de vacunas. “El gobierno no ha estado haciendo el mejor trabajo, los grandes canales de televisión nacionales no han hecho un buen trabajo y las organizaciones comunitarias están trabajando a un nivel hiperlocal”.

Un problema básico: la información creíble sobre las vacunas y la ciencia que las respalda no está disponible en español u otros idiomas, dijo la doctora Yelba Castellon-Lopez, profesora clínica asistente de medicina familiar en UCLA Health. “La gente tiene miedo de contraer el virus en entornos sanitarios. Muchos evitaron buscar atención incluso cuando estaban enfermos por temor a que los pusieran en ventiladores, por temor a nunca salir del hospital”.

Pablo Ek Oxte en su casa de Los Ángeles. Oxte, plomero originario del pueblo de Citilcum en Yucatán, México, recibió su vacuna de refuerzo después de escuchar un anuncio de servicio público en su lengua nativa maya.(Heidi de Marco / KHN)

El condado se ha asociado con TODEC para enviar proveedores de atención médica a los campos y realizar clínicas abiertas de vacunación y refuerzo los viernes. Esto responde a los temores de los inmigrantes de ir al médico y sus preocupaciones de que los efectos secundarios de la vacuna los hagan faltar al trabajo, dijo.

“Los viernes les da de hecho la oportunidad de recuperarse”, dijo Gallegos.

Castellon-Lopez ha estado realizando seminarios web para pacientes y miembros de la comunidad para disipar mitos y explicar la realidad cambiante de la epidemia de covid. “Lo que estamos aprendiendo sobre covid está cambiando todos los días y eso lo hace difícil”, dijo. “Creo que la gente aprecia tener acceso a médicos que se parecen a ellos y que hablan su idioma”.

La desinformación en radios AM en español, las redes sociales y las aplicaciones de mensajes como WhatsApp está alimentando la vacilación persistente de los latinos frente a las vacunas, según una encuesta reciente realizada por Change Research y el Latino Anti-Disinformation Lab. Encontró que casi 4 de cada 10 encuestados habían visto información que les hacía pensar que las vacunas contra covid no eran seguras ni efectivas.

Los educadores latinos buscan erradicar la propaganda engañosa con información precisa, fácil de entender y culturalmente relevante.

López, de la Universidad Estatal de Arizona, creó el Covid Health Animation Project, que hace dibujos animados que abordan la información errónea sobre covid. Pero cree que los comunicadores de salud deben inyectar algo de “obscenidad” en sus guiones para llamar la atención de la gente.

“El tipo de comedia, el tipo de mensaje, la escritura que usamos, tiene clasificación G”, dijo López. Acaba de publicar una animación que deja caer algunas malas palabras aquí y allá. “Así habla esta población. Necesitamos usar algo del lenguaje que ellos usan para llegar a la comunidad que no se está vacunando”.

Las barreras del idioma siguen siendo un problema constante, especialmente para los hablantes de lenguas indígenas, dijo Odilia Romero, directora ejecutiva de Comunidades Indígenas en Liderazgo (CIELO), una organización sin fines de lucro de Los Ángeles.

Pablo Ek Oxte, plomero de 52 años oriundo de un pequeño pueblo en Yucatán, México, se arremangó para recibir una inyección de refuerzo un sábado reciente por la mañana después de enterarse de la clínica de vacunas en un anuncio de servicio público producido por CIELO en maya, su lengua natal. El grupo ha publicado una serie de caricaturas sobre la vacunación en varios idiomas indígenas en redes sociales.

“Confié en la información de CIELO”, dijo Oxte, quien tiene asma y diabetes. Aunque habla algo de español, “agradezco la información en mi idioma”, dijo.

En Oxnard, California, Francisco Didier Ulloa y Bernardino Almazán presentan un programa en Radio Indígena en español y mixteco, una lengua indígena mexicana.

“Muchos de nuestros hermanos indígenas no hablan español, por lo que era necesario transmitir la información de manera que pudieran escuchar y entender”, dijo Ulloa.

(Lalo Alcaraz)

El Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles ha aumentado sus memes en las redes sociales y está probando estrategias para reducir la brecha de vacunación entre los residentes blancos no hispanos y los latinos. El estado se asoció con el caricaturista político Lalo Alcaraz para crear una serie de dibujos animados y animaciones que promuevan la vacunación y la información sobre las dosis de refuerzo.

“Queremos que las personas se vean a sí mismas y a sus familias reflejadas en estas imágenes y piensen dos veces sobre la situación de su propia familia”, dijo Alcaraz. “Tal vez les haga cambiar de opinión sobre la vacuna”.

Esta historia fue producida por KHN, que publica California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation.