Aumentan las líneas de ayuda para dejar de vapear

(Moment/Getty Images)

“Paré por unos días y luego terminé comprando nuevas cápsulas. Los síntomas de abstinencia me afectaron”. 

“Mis amigos son los que me metieron en el vapeo. Y piensan que no debería parar, pero tengo que dejar porque no quiero lastimar a mi familia si me enfermo”. 

“Siento que me quedo sin aliento fácilmente, y sé que no es bueno para mí. Quiero dejar de fumar, pero es muy difícil cuando todos tus amigos están vapeando a tu alrededor”.

Estos son solo algunos de los mensajes que los vapeadores adolescentes enviaron por mensaje de texto en septiembre al nuevo programa “Mi vida, mi renuncia”, (“My Life, My Quit”) que ofrece líneas telefónicas, de texto, y de chat, en 13 estados, para los jóvenes que intentan dejar de fumar.

Aunque las “líneas para dejar de fumar” fueron diseñadas para ayudar a las personas a abandonar el hábito del tabaco tradicional, las llamadas y mensajes de texto de gente que usa cigarrillos electrónicos están aumentando a medida que más personas se enferman con síntomas respiratorios misteriosos y devastadores relacionadas con el vapeo (el cuadro se denomina EVALI).

Funcionarios de salud están investigando 1.299 casos en 49 estados y el Distrito de Columbia, incluyendo al menos 26 muertes. En California, más de 120 residentes se enfermaron, al menos tres de los cuales murieron, según el Departamento de Salud Pública estatal.

En septiembre, el departamento pidió a todos los ciudadanos que se abstuvieran de vapear, “sin importar la sustancia o su origen”, mientras continúan las investigaciones. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) también aconsejaron a las personas que “consideraran abstenerse” de usar productos de cigarrillos electrónicos, especialmente aquellos que contienen THC, el principal ingrediente psicoactivo de la marihuana, que se ha asociado con la mayoría de las enfermedades.

El aumento de las llamadas a las líneas de ayuda significa que el mensaje esta llegando a la gente, dijo Stanton Glantz, director del Centro de Investigación y Educación para el Control del Tabaco de la Universidad de California-San Francisco.

“Cuanto más aprendemos sobre los cigarrillos electrónicos, más peligrosos se ven”, dijo Glantz. “Las personas que llaman tienen razón al preocuparse, francamente”.

Optum, que opera líneas para dejar de fumar para 23 estados y el Distrito de Columbia y para más de 1,000 empleadores, registró un aumento del 50% en el número de personas que llaman pidiendo ayuda para dejar de vapear, desde que los CDC publicaron su primer informe sobre la enfermedad a principios de septiembre, dijo Seth Serxner, director de salud de la compañía.

La mayoría de las líneas para dejar de fumar estatales están a cargo de Optum o National Jewish Health, un hospital de investigación respiratoria en Denver, cuyo programa “Mi vida, mi renuncia” está dirigido a jóvenes.

Las líneas para dejar de fumar se financian con fondos públicos y la asesoría es gratuita.

Casi el 20% de las personas que llamaron a las líneas de ayuda de Optum dijeron que usaron dispositivos para vapear, un aumento del 3% durante el mismo período en 2015, dijo Serxner.  La gente dice: “Oh, no sabía que esto era tan malo”, comentó.

En julio, el National Jewish Health inscribió a 88 personas en su programa, las que solo consumían cigarrillos electrónicos. En agosto y septiembre combinados, la organización inscribió a 457 personas que también vapearon exclusivamente, más de cinco veces la cifra de julio, dijo Thomas Ylioja, director clínico de iniciativas de salud de la organización.

Llamar al 1-800-QUIT-NOW dirige a las personas que llaman a los consejeros en su estado, donde pueden obtener asesoramiento para ayudarlos a establecer fechas para dejar de fumar o vapear e identificar los factores desencadenantes que podrían provocar una recaída. Si los clientes dan permiso, los consejeros hacen un seguimiento con ellos en los días y semanas posteriores a su llamada inicial, cuando dejar de vapear o fumar puede ser más difícil.

Dependiendo de dónde vivan las personas que llaman y qué tipo de seguro tienen, pueden calificar para recibir terapia de reemplazo de nicotina gratuita, como parches, gomas de mascar, pastillas o medicamentos recetados. Los vapeadores y los cigarrillos electrónicos no son un tratamiento aprobado por el gobierno federal para dejar de fumar, por lo que las líneas de ayuda no los recomiendan a los clientes para ayudarlos a dejar de fumar.

No todas las líneas estatales para dejar de fumar están viendo un aumento en las llamadas. Las llamadas de los vapeadores no se incrementaron en la línea de ayuda de West Virginia de julio a septiembre, en comparación con el mismo período en 2018, dijo Lindsy Hatfield, directora del programa de First Choice Services, que opera la línea telefónica para dejar de fumar o vapear del estado.

Pero a partir de agosto, Hatfield se dio cuenta que algunas personas que llamaban no se daban cuenta que sus cigarrillos electrónicos Juul, la marca más popular del país, podían crear adicción a la nicotina, a pesar que figuraba como un ingrediente en el paquete.

“Algunas personas no sabían que Juul era un cigarrillo electrónico, un vaporizador o un dispositivo con nicotina”, dijo Hatfield. “Pensaban que Juul no tenía nicotina y, por lo tanto, no podía ser lo mismo que un cigarrillo electrónico”.

La Universidad de California-San Diego administra la línea para dejar de vapear o fumar de California (que ofrece ayuda en inglés y español) y atiende a unas 30,000 personas al año. También cuenta con una línea de ayuda nacional para personas que hablan mandarín, cantonés, vietnamita y coreano.

Desde 2017, la línea para dejar de vapear o fumar ha recibido un aumento constante en las llamadas de personas que vapean.  La mayoría dijo que estaba usando cigarrillos electrónicos para dejar de fumar, o reducir el consumo de cigarrillos tradicionales, porque pensaban que los vapores eran una “mejor alternativa”, dijo Niki Hoang, un consejero y ex fumador con sede en San Diego que ha estado en la línea de ayuda durante siete años.

Hoang y sus colegas notaron un cambio este verano: las personas que llamaron que usaban vaporizadores para dejar de fumar ahora están tratando de dejar de vapear, dijo.

Y los fumadores que nunca han intentado vapear se comprometen a mantenerse alejados, diciendo que no quieren “ser el conejillo de indias”, según Hoang.

La afluencia de llamadas durante el verano llevó a la línea de ayuda a capacitar al personal de California, unos 60 consejeros, sobre la historia de los dispositivos y cómo aconsejar a las personas que desean dejar de vapear.

Los pedidos de ayuda están muy lejos de 2007, cuando los cigarillos electrónicos llegaron al mercado estadounidense y se describieron como más seguros que los cigarrillos.

Millones comenzaron a usarlos desde entonces, incluyendo adolescentes y adultos jóvenes. Datos federales recientes, financiados por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, muestran que el 25% de los estudiantes de último año de secundaria y el 20% de los estudiantes de décimo grado informaron haber consumido nicotina en el último mes. Eso es más del doble del uso reportado en 2017.

Existe poca investigación sobre las mejores estrategias para dejar de vapear, por lo que los consejeros de las líneas para dejar de fumar generalmente emplean técnicas que usarían para la adicción al cigarrillo.

Pero hay al menos una diferencia clave entre fumar y vapear que podría hacer que sea más difícil dejar de vapear, dijo Ylioja de National Jewish Health. A los vapeadores les resulta más fácil evadir las restricciones sobre fumar en espacios interiores o lugares públicos porque el olor se disipa más rápido, dijo.

Eso hace que sea difícil para los vapeadores hacer un plan para evitar situaciones o personas que los impulsen a vapear.

Related Topics

California Noticias En Español Public Health