Charlan sobre posponer la maternidad mientras toman vino en “fiestas de óvulos”

Dos asistentes del Southern California Reproductive Center registran a los asistentes a una “reunión de óvulos” en la suite presidencial del Viceroy L’Ermitage en Beverly Hills, California. (Anna Gorman/KHN)

Dominika Martínez, de 35 años, quien decidió con su esposo congelar embriones después de casarse el año pasado, asistió a una “reunión de óvulos”. (Anna Gorman/KHN)

BEVERLY HILLS, California. – Tu abuela fue anfitriona de fiestas de Tupperware. Tu mamá asistió a las veladas de Mary Kay.

Ahora, podrías estar bebiendo cócteles en una fiesta de congelamiento de huevos.
A juzgar por un reciente evento en un ostentoso hotel de Beverly Hills, la fertilidad femenina podría ser la próxima gran novedad en el campo del marketing directo.

Unas 20 mujeres, y algunos hombres, se reunieron recientemente en la suite presidencial del Virrey L’Ermitage en esta lujosa ciudad para conversar, beber vino y comer hors d’oeuvres mientras escuchaban sobre la posibilidad de congelar sus huevos para una futura concepción.

Algunas de las mujeres dijeron que no habían encontrado a la pareja perfecta y que querían mantener abiertas sus opciones de fertilidad. Otras dijeron que ahora estaban enfocadas en sus carreras y no querían comprometer sus posibilidades de tener una familia más tarde.

Todas estaban dispuestas a dejar de lado sus inhibiciones por una noche para aprender sobre un tema intensamente privado en un entorno inusual: un happy hour.
Frances Hagan, de 35 años, había escuchado sobre las “reuniones de óvulos” (egg social en inglés) de un amigo y estaba ansiosa por saber cómo funcionaba la congelación de huevos. Hagan, quien es abogada, dijo que es soltera y que todavía espera encontrar a alguien con quien pueda tener hijos en la forma tradicional. Pero agregó que no hace daño considerar congelar sus huevos como respaldo.

“Me gustaría esperar y ver qué pasa”, dijo Hagan. “Pero si espero demasiado, tal vez no suceda. Estoy tratando de ser proactiva”.

Probablemente no sea una coincidencia que el evento haya tenido lugar en un lugar como Beverly Hills, dado el gasto considerable que implica congelar óvulos para utilizarlos más tarde.

El congelamiento de óvulos cuesta entre $10,000 y $ 15,000 entre procedimiento y los medicamentos. Descongelar los óvulos, fertilizarlos y transferir un embrión al útero podría costar otros miles, más adelante. Algunos empleadores de Silicon Valley, incluidos Facebook y Apple, cubren el congelamiento de huevos para sus trabajadores, pero la mayoría de los empleadores y las aseguradoras no.

En el pasado, se congelaban óvulos era principalmente en el caso de mujeres que corrían el riesgo de infertilidad debido a tratamientos contra el cáncer. Pero en los últimos años, más mujeres han optado por congelar sus óvulos por razones no médicas, como por ejemplo no estar listas para tener un bebé.

A medida que la práctica se generaliza, también lo hacen los eventos diseñados para dar a conocer y reclutar pacientes para las clínicas que realizan el procedimiento. En los últimos años, ciudades como Los Ángeles, Nueva York y San Francisco han sido las sedes de las fiestas de congelamiento de óvulos.

En el hotel Beverly Hills, los médicos del Centro Reproductivo del Sur de California, la clínica de fertilidad que patrocinó el evento, proyectaron diapositivas sobre una pared y explicaron la historia y la ciencia del congelamiento de óvulos. Les dijeron a los invitados que era una póliza de seguro para las mujeres que quieren hijos en el futuro.

“Es lo más inteligente que una mujer puede hacer si no está en una relación seria que la está llevando a tener hijos”, dijo Shahin Ghadir, especialista en fertilidad del centro.
Ghadir dijo que reunir mujeres en un ambiente informal hace que la idea sea menos intimidante y estigmatizante. “Les permite a las personas saber que no es un problema médico, es un problema social”, dijo.

Además, dijo Ghadir, “con un vaso de vino, todo suena mejor”.

El primer bebé creado a partir de un óvulo congelado nació hace unos 30 años, pero no fue sino hasta 2012 que la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva declaró que el congelamiento de óvulos ya no debería considerarse experimental. Eso abrió la puerta para que más mujeres congelaran sus óvulos, dijo Evelyn Mok-Lin, directora médica del Centro de Salud Reproductiva de UC-San Francisco.

UC-San Francisco comenzó a ofrecer congelamiento de óvulos “de manera electiva” poco después, y el número de mujeres que optaron por congelar sus huevos ha aumentado desde entonces, dijo Mok-Lin.

Más de 6,200 mujeres en Estados Unidos congelaron sus óvulos en 2015, frente a 475 en 2009, según la Society for Assisted Reproductive Technology. Y 155 nacimientos fueron el resultado de la fertilización de óvulos congelados en 2014, frente a 28 en 2009.

Congelar los óvulos les da a las mujeres control sobre su salud reproductiva y fertilidad, y los riesgos médicos son muy bajos, dijo Mok-Lin. Pero dado el alto costo, no todas pueden hacerlo, y no siempre funciona. “Es un lujo para muchas personas y sin ninguna garantía de que la inversión valdrá la pena”, dijo.

El proceso implica estimular la ovulación, extraer los óvulos y congelarlos.
Necka Taylor, una enfermera que asistió a la velada de Beverly Hills, dijo que su primer ciclo de fertilización in vitro no tuvo éxito, pero que espera volver a intentarlo. Taylor, de 32 años, dijo que tiene varios amigos que han tenido bebés y que ella también quiere tener hijos.

“Simplemente no sé cuándo va a suceder”, dijo. “Sabía que tenía que tomar medidas para tener un bebé saludable”.

Su amiga, Dominika Martínez, de 35 años, dijo que había considerado el congelamiento de óvulos en el pasado, pero que no fue hasta que se casó el año pasado que decidió con su esposo congelar embriones.

“Todavía no estoy donde quiero estar en mi carrera”, dijo Martínez, quien trabaja en marketing de redes sociales. “Siento que necesito un poco más de tiempo”.
Martínez dijo que cuando ella y su esposo estén listos, tratarán de concebir naturalmente. Pero si no funciona, dijo, “tenemos un plan de respaldo”.

Ghadir, del Centro Reproductivo del Sur de California, le dijo al grupo que tenía hijos y que no había anticipado el gasto, el tiempo y la energía de la crianza de los hijos. Los óvulos congelados pueden ayudar a las mujeres a tener hijos a su propio ritmo, dijo.
“Si estuviera haciendo esto en el momento equivocado de mi vida, hubiera sido un desastre”, dijo. “Hacer las cosas en el momento correcto, cuando sabes que estás listo… es una de las razones más importantes para congelar tus óvulos”.

La cobertura de KHN en California está financiada en parte por Blue Shield of California Foundation. La cobertura de los problemas de salud de las mujeres es apoyada en parte por The David and Lucile Packard Foundation.

Related Topics

Cost and Quality Health Industry