Return to the Full Article View You can republish this story for free. Click the "Copy HTML" button below. Questions? Get more details.

Cómo la raza, el ingreso y el código postal influyen en quién vive o muere por COVID-19

Comenzó con un dolor de cabeza a fines de marzo. Le siguieron dolores en el cuerpo.

Al principio, el médico de Shalondra Rollins pensó que era gripe. Para el 7 de abril, tres días después de que finalmente le diagnosticaran COVID-19, la asistente escolar de 38 años le dijo a su madre que se sentía sin aliento. Poco después, estaba en una ambulancia, consciente, pero luchando por respirar, camino a un hospital en Jackson, Mississippi.

Una hora más tarde, estaba muerta.

“Nunca en un millón de años pensé que recibiría una llamada diciendo que había fallecido”, dijo su madre, Cassandra Rollins, de 55 años. “Quiero que el mundo sepa que no fue solo una estadística. Era una persona maravillosa. Amada”.

Shalondra Rollins, madre de dos hijos, tenía varios factores que la pusieron en mayor riesgo de morir por COVID-19. Al igual que su madre, tenía diabetes. Era de raza negra, y tenía un salario bajo.

Y vivía en Mississippi, cuya población se encuentra entre las menos saludables del país.

Rollins fue una de los 193 residentes del estado que hasta el momento murieron por COVID-19, y una de los más de 4,800 diagnosticados.

Los médicos saben que las personas con afecciones de salud subyacentes, como el 40% de los estadounidenses que viven con diabetes, hipertensión, asma y otras enfermedades crónicas, son más vulnerables a COVID-19. También lo son los pacientes sin acceso a cuidados intensivos o ventiladores.

Sin embargo, algunos expertos en salud pública sostienen que las condiciones sociales y económicas, ignoradas durante mucho tiempo por el gobierno, los legisladores y el público, son indicadores aún más poderosos de quién sobrevivirá a la pandemia.

Una combinación tóxica de desventajas raciales, financieras y geográficas puede resultar mortal.

“La mayoría de las epidemias son misiles que atacan a los pobres, marginados y con problemas de salud subyacentes”, dijo el doctor Thomas Frieden, ex director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Funcionarios federales de salud han sabido durante casi una década cuáles son las comunidades que tienen más probabilidades de sufrir pérdidas devastadoras, tanto en vidas como en empleos, durante el brote de una enfermedad u otro desastre.

En 2011, los CDC crearon el Índice de Vulnerabilidad Social para calificar a todos los condados del país en factores como pobreza, vivienda y acceso a transporte, que predicen su capacidad para prepararse, hacer frente y recuperarse de desastres.

Sin embargo, el país no ha respondido a las señales de advertencia de que estas comunidades, donde las personas ya viven más enfermas y mueren más joven que las de las zonas más ricas, podrían ser devastadas por una pandemia, dijo el doctor Otis Brawley, profesor de la Universidad Johns Hopkins.

“La sociedad ha fracasado en cuidar a los estadounidenses que necesitan más ayuda”, opinó Brawley.

Aunque hay condados vulnerables en todo el país, se concentran más en todo el sur, en un cinturón de privaciones que se extiende desde la costa de Carolina del Norte hasta la frontera mexicana y los desiertos del suroeste.

Algunas de las comunidades más vulnerables se encuentran en Mississippi, que tiene la tasa de pobreza más alta del país; las reservas indígenas en Nuevo México, el segundo estado más pobre, donde miles de hogares carecen de agua corriente.

Los primeros casos de COVID-19 en el país se detectaron en áreas metropolitanas como Nueva York, en donde los hispanos (de todas las razas) y las personas de raza negra no hispanas han muerto en un número desproporcionado.

Los brotes ahora están ocurriendo en las comunidades rurales, el sur y el centro del país. Más de 1,600 personas han sido diagnosticadas con COVID-19 en Sioux Falls, Dakota del Sur, hogar de una planta empacadora de carne que emplea inmigrantes y refugiados de todo el mundo.

El hecho de que los pacientes con COVID-19 vivan o mueran probablemente dependa más de su salud inicial que de si tienen acceso a una cama de cuidados intensivos, dijo Brawley. Algunos hospitales informan que solo sobrevive el 20% de los pacientes con COVID-19 con respiradores.

Muchos expertos en salud pública temen que COVID-19 siga la misma trayectoria que el VIH y el sida, que comenzó como una enfermedad en las grandes ciudades costeras, Nueva York, Los Ángeles y San Francisco, pero que rápidamente se arraigó en la comunidad negra y en el sur. que hoy se considera el epicentro del brote de VIH/sida de la nación.

Al igual que el VIH y el SIDA, los primeros casos de COVID-19 en los Estados Unidos fueron diagnosticados en “personas que viajaron a Europa y otros lugares”, dijo el Dr. Carlos del Río, profesor de enfermedades infecciosas en la Escuela Rollins de la Universidad Emory. de salud pública. “Como se establece en Estados Unidos, [COVID-19] ahora está afectando desproporcionadamente a las poblaciones minoritarias, al igual que el VIH”.

Mississippi: el legado de la segregación

Uno de cada 5 residentes de Mississippi vive en la pobreza.

También se encuentra en el corazón del “Stroke Belt”, una banda de 11 estados del sur donde la obesidad, la hipertensión y el tabaquismo contribuyen a una tasa elevada de accidentes cerebrovasculares. Las personas de raza negra representan el 38% de la población del estado, pero más de la mitad de las infecciones por COVID-19 en las que se conoce la raza. También representan casi dos tercios de las muertes por el virus, según el departamento de salud del estado.

Las condiciones médicas y socioeconómicas ponen a sus habitantes en mayor riesgo de COVID-19 de varias maneras, dijo Frieden, ahora CEO de Resolve to Save Lives, una iniciativa global de salud pública.

Las personas en comunidades de bajos ingresos o minoritarias tienen más probabilidades de trabajar en lugares que los exponen al virus, por ejemplo, en fábricas o supermercados y transporte público. Es menos probable que hayan pagado licencia por enfermedad y más probabilidades de vivir en viviendas abarrotadas. Tienen altas tasas de enfermedades crónicas. También tienen menos acceso a la atención médica, especialmente servicios preventivos de rutina.

En el caso de Mississippi, es uno de los 14 estados que no han expandido Medicaid.

“Si tienen afecciones crónicas como hipertensión o diabetes”, dijo Frieden, “el sistema de salud no funciona tan bien para ellos y probablemente no las tengan controladas”.

Las comunidades minoritarias sufren el legado de segregación, que ha atrapado a las generaciones en una espiral económica descendente, dijo el doctor Steven Woolf, profesor de la Universidad de la Commonwealth de Virginia, en Richmond.

“El hecho de que los afroamericanos tengan más probabilidades de morir de enfermedad cardíaca no es un accidente”, dijo Woolf. “COVID-19 es un ejemplo muy fresco y vívido de un viejo problema”.

La investigación muestra que “el estrés, la desventaja y la privación económicas no solo afectan a las personas que las experimentan, sino que se transmiten de una generación a otra”, dijo Woolf.

Tonja Sesley-Baymon, presidenta y directora ejecutiva de la Liga Urbana de Memphis, señaló que el distanciamiento social es un privilegio de los ricos. Solo llegar al trabajo puede poner a las personas en riesgo. “Si usas el transporte público, el distanciamiento social no es una opción para ti”, dijo.

La doctora LouAnn Woodward, ejecutiva del Centro Médico de la Universidad de Mississippi, ha tratado a muchas personas en la sala de emergencias cuyas crisis potencialmente mortales podrían haberse evitado con atención de rutina. Ha visto pacientes con diabetes con niveles de azúcar en sangre lo suficientemente altos como para ponerlos en coma.

El seguro de salud es solo una parte del problema, dijo. Cuando Woodward le preguntó a una mujer por qué esperó tanto tiempo para buscar tratamiento para su tumor de seno, la mujer le dijo: “Acabo de encontrar quien me traiga”.

Cassandra Rollins, la menor de 11 hermanos, conoce estas dificultades. Dos de sus hermanas fueron asesinadas. Ella ayudó a criar a sus hijos, que ahora son adultos.

También crió a cuatro de sus propios hijos como madre soltera. Shalondra, la mayor, a menudo actuaba como segunda madre de su hermano 18 años menor. Incluso iba a las conferencias de padres y maestros de su hermano cuando su madre no podía dejar el trabajo.

En septiembre, su hermano se suicidio, a los 20 años.

Cuando su hija fue diagnosticada con COVID-19, Cassandra Rollins dijo, “acabábamos de llegar a un punto en el que no llorábamos todos los días”.

Los Navajo: la salud sufre en desiertos alimentarios

El coronavirus está golpeando a las comunidades empobrecidas. Se han diagnosticado más de 1,200 casos de COVID-19 y 48 muertes en la Nación Navajo, la reserva india más grande del país, ubicada en 27,000 millas cuadradas en el cruce de Arizona, Nuevo México y Utah.

Hay pocos hospitales en la región, un área del tamaño de West Virginia, y la mayoría carece de unidades de cuidados intensivos.

Las comunidades que conforman la Nación Navajo tienen uno de los peores puntajes en el Índice de Vulnerabilidad Social de los CDC. El 39% de los residentes viven en situación de pobreza.

Con la escasez de viviendas adecuadas, muchos viven en casas modestas, con hasta 10 personas bajo un mismo techo, dijo Jonathan Nez, presidente de la Nación Navajo. Eso puede dificultar la contención del virus.

“Somos personas sociales”, dijo Nez. “Cuidamos a nuestros mayores en casa”.

Los primeros residentes dieron positivo a mediados de marzo, y los casos se dispararon en pocas semanas. En los ocho condados que comprenden las naciones Navajo, Hopi y Zuni, 1,930 residentes dieron positivo y 79 murieron. Eso es más casos por cada 100,000 residentes que el área de Washington, DC.

La Nación Navajo ha tomado medidas agresivas para controlar el brote, incluidos los toques de queda de fin de semana impuestos por los puestos de control y las patrullas.

Pero más del 30% de sus hogares carecen de un baño o agua corriente, según el Proyecto de Agua Navajo, una organización sin fines de lucro que instala tuberías en los hogares. Los residentes a menudo conducen largas distancias para llenar contenedores con agua, dijo Nez.

No tener agua corriente hace que sea difícil lavarse las manos adecuadamente para prevenir infecciones por coronavirus.

Los pacientes navajos con diabetes han luchado durante mucho tiempo para limpiar las infecciones de la piel, dijo el doctor Valory Wangler, director médico de Rehoboth McKinley Christian Health Services en Gallup, Nuevo México.

Mantener un peso saludable en la reserva es un desafío, dijo Nez. Los residentes suelen pasar horas cada día viajando en automóvil hacia y desde el trabajo, lo que deja poco tiempo para hacer ejercicio o cocinar. Si bien la región tiene restaurantes de comida rápida, muchas menos tiendas venden frutas y verduras frescas, dijo, y agregó que “estamos en un desierto de comida”.

Memphis: las enfermedades infantiles pasan factura

La mayoría de los niños con COVID-19 tienen bajo riesgo de muerte. Pero muchos adultos afectados por la enfermedad sufren los efectos a largo plazo del daño a la salud que sufrieron cuando eran niños, como la exposición al plomo o el asma, dijo Brawley, de Johns Hopkins.

Más de 208,000 hogares en Memphis, Tennessee, presentan riesgos potenciales de plomo. El plomo, tóxico en cualquier nivel, puede causar daño cerebral y provocar hipertensión y enfermedad renal, afecciones que aumentan el riesgo de complicaciones en pacientes con COVID-19.

El condado de Shelby, que incluye Memphis, alberga a 937,000 residentes, el 14% de la población del estado. Su carga de COVID-19 es enorme: representa una cuarta parte de los casos y muertes en Tennessee. Donde se conoce la raza, la mayoría de los pacientes han sido negros.

El Centro Nacional para Viviendas Saludables clasificó a Memphis como la peor área metropolitana para viviendas en 2013, aunque desde entonces su calificación ha mejorado ligeramente.

Memphis, con un inventario de viviendas más antiguo y una de las grandes ciudades más pobres de los Estados Unidos, es un punto caliente para el asma, que afecta hasta al 13.5% de sus niños. Los CDC han dicho que las personas con asma pueden tener un mayor riesgo de COVID-19, aunque algunos hospitales no han visto tasas de mortalidad más altas en esta población.

Según la Oficina de Salud de las Minorías, las personas de raza negra tienen casi tres veces más probabilidades de morir de asma que los blancos no hispanos. Muchos niños desarrollan asma después de haber estado expuestos al humo del tabaco o haber vivido en lugares con ácaros del polvo, cucarachas, roedores y mohos. Algunos sufren por toda la vida.

Muchas personas pobres no pueden pagar los medicamentos para el asma y no tienen una fuente regular de atención médica para controlar su enfermedad, dijo el doctor Robin Womeodu, director médico del Hospital de la Universidad Metodista.

Expertos dicen que estos riesgos para la salud podrían permanecer mucho tiempo después que pase la pandemia.

“La pregunta es: ¿valoramos todas las vidas por igual?”, dijo el doctor James Hildreth, presidente y CEO de Meharry Medical College en Nashville, una universidad históricamente de raza negra. “Si lo hacemos, encontraremos una manera de abordar esto”.

 La editora de datos Elizabeth Lucas colaboró con este informe

Some elements may be removed from this article due to republishing restrictions. If you have questions about available photos or other content, please contact khnweb@kff.org.