Comprendiendo la soledad en los adultos mayores y diseñando una solución

(Mint Images/Getty Images)

Durante años, la doctora Linda Fried les ofrecía a sus pacientes mayores que se quejaban de sentirse solos lo que parecía ser un consejo sensato. “Sal y encuentra algo que te importe”, les decía.

Pero la mayor parte del tiempo su bien intencionado consejo no funcionaba. Lo que realmente querían los pacientes eran relaciones más cercanas con las personas que les importaban, roles sociales que los hicieran sentir satisfechos, y la sensación de que sus vidas tenían valor. Y todo esto no era fácil de encontrar.

Necesitamos “nuevas instituciones sociales que aporten significado y propósito” a las vidas de los adultos mayores, dijo Fried recientemente a un comité de la Academia Nacional de Ciencias que investiga la soledad y el aislamiento social entre los adultos mayores. (Fried es geriatra y decana de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia).

Las deliberaciones del comité se producen en medio del creciente interés en el tema. Cuatro encuestas (realizadas por Cigna, AARP, Kaiser Family Foundation y la Universidad de Michigan) han examinado el grado de soledad y aislamiento social de los adultos mayores en el último año. Y las aseguradoras de salud, los sistemas de atención médica, los gerentes de hogares de vida asistida, y las agencias de servicios sociales están lanzando o expandiendo iniciativas. (Kaiser Health News es un programa editorial independiente de la Kaiser Family Foundation).

En particular, Anthem Inc. está planeando el lanzamiento nacional de un programa que aborda la soledad como parte de sus planes de Medicare Advantage. Este programa fue desarrollado por su filial CareMore Health, según explicó Robin Caruso, director de unidad de CareMore. UnitedHealthcare está poniendo a disposición de los miembros de Medicare Advantage en riesgo de aislamiento social a navegadores de salud que los ayudan.

Y Kaiser Permanente está iniciando un programa piloto que remitirá a adultos mayores solos o aislados en su región noroeste a servicios comunitarios, con planes para ampliarlo a otras regiones, según explicó Lucy Savitz, vicepresidenta de investigación de salud en Kaiser Permanente Northwest. (KHN no está afiliada con Kaiser Permanente).

La efectividad de estos programas, y de otros, aún está por verse. Pocos han sido evaluados rigurosamente, y muchos asumen que una mayor interacción social contribuirá en gran medida a aliviar la angustia de los adultos mayores por no tener relaciones significativas. Pero ese no es necesariamente el caso.

“La mitigación de la soledad no se trata solo de tener un contacto humano aleatorio; se trata de la calidad de ese contacto y con quién se está teniendo contacto “, dijo la doctora Vyjeyanthi Periyakoil, profesora asociada de medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford.

Periyakoil y otros expertos estuvieron de acuerdo en que un enfoque único no funciona para todos los adultos mayores. En cambio, se necesitan enfoques variados que reconozcan los diferentes grados, tipos y causas de la soledad.

Grados de soledad. Los titulares son alarmantes. Entre el 33 y el 43% de los estadounidenses mayores se sienten solos, proclaman. Pero esas cifras combinan dos grupos, personas que están solas a veces y personas que siempre están solas.

La distinción importa porque las personas que a veces se sienten solas no necesariamente permanecen así; pueden ir y venir de este estado. Y el impacto potencial de la soledad en la salud (un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, demencia, disfunción inmune, deterioro funcional y muerte temprana) depende de su gravedad.

Las personas que se sienten muy solas están en “alto riesgo”, mientras que las que están moderadamente solas tienen un riesgo menor, dijo Julianne Holt-Lunstad, profesora de psicología y neurociencia en la Universidad Brigham Young.

El número de personas en la categoría de mayor riesgo es relativamente pequeño. Cuando AARP preguntó a los adultos que participaron en su encuesta el año pasado “¿Con qué frecuencia te sientes solo o aislado de los que te rodean?”, El 4% dijo “siempre”, mientras que el 27% contestó “a veces”. En la encuesta recién publicada de la Universidad de Michigan sobre la soledad y el aislamiento social, el 8% de los adultos mayores (entre 50 y 80 años) dijo que a menudo no tenía compañía (una forma de definir la soledad), mientras que el 26% dijo que a veces.

“Si comparas la soledad con una toxina y preguntas ‘¿Cuánta exposición es peligrosa, a qué dosis y en qué período de tiempo?’, la verdad es que aún no lo sabemos”, dijo Periyakoil.

Por qué es importante: la soledad no siempre es negativa, y las personas mayores no deben entrar en pánico si a veces se sienten solas. A menudo, la soledad motiva a las personas a encontrar una manera de conectarse con otros, fortaleciendo los vínculos sociales. La mayoría de las veces ocurre por circunstancias a las que las personas se adaptan con el tiempo, como la muerte de un cónyuge, un familiar cercano o un amigo; una enfermedad o lesión grave; o un cambio en la situación de vida.

Tipos de soledad. La soledad se presenta en diferentes formas que requieren respuestas diferentes. De acuerdo con un marco bien establecido, la “soledad emocional” ocurre cuando alguien siente la falta de relaciones íntimas. “Soledad social” es la falta de contacto satisfactorio con miembros de la familia, amigos, vecinos u otros miembros de la comunidad. “Soledad colectiva” es el sentimiento de no ser valorado por la comunidad en general.

Algunos expertos agregan otra categoría: “soledad existencial” o la sensación de que la vida carece de significado o propósito.

La doctora Carla Perissinotto, jefa asociada de programas clínicos de geriatría de la Universidad de California-San Francisco, ha estado pensando recientemente sobre los diferentes tipos de soledad por su madre de 75 años, Gloria. Viuda desde septiembre, y luego obligada a quedarse en casa durante tres meses después de una cirugía de cadera, Gloria se sintió profundamente sola.

“Si yo fuera un médico y le dijera a mi madre: ‘Vaya a un centro para personas mayores’, eso no se referiría a los problemas subyacentes principales: el dolor de mi madre y su sentimiento, ya que no es nativa de este país, que no es bienvenido aquí, dada la situación política”, dijo Perissinotto.

Lo que ayudó a Gloria es “hablar y ponerle una voz a lo que está experimentando”, continuó Perissinotto. Además, amigos, ex compañeros de trabajo, miembros de la familia y algunos de los compañeros de escuela secundaria de Perissinotto se han reunido alrededor de Gloria. “Ella siente que es una parte valiosa de su comunidad, y eso es lo que le falta a tanta gente”, dijo Perissinotto.

“Mira a las personas mayores a su alrededor que han tenido una gran transición en su vida: una muerte, el diagnóstico de una enfermedad grave, un contratiempo financiero, una cirugía que los pone en riesgo”, recomendó. “Piensa en lo que puedes ofrecer como amigo o colega para ayudarlos a sentirse valorados”.

Por qué es importante: escuchar a los adultos mayores y aprender sobre el tipo de soledad que están experimentando es importante antes de intentar intervenir. “Necesitamos entender qué es lo que dispara la situación de soledad antes de sugerir opciones”, dijo Perissinotto.

Las causas de la soledad. Una de las causas principales de la soledad puede ser la percepción de que otras personas te han rechazado o no se preocupan por ti. Con frecuencia, las personas que están solas transmiten negatividad o alejan a los demás debido al rechazo percibido, lo que solo refuerza su aislamiento.

En una revisión de las intervenciones para reducir la soledad, investigadores de la Universidad de Chicago señalan que las intervenciones que abordan lo que denominan “cognición social inadaptada” (desconfianza hacia otras personas, negatividad y la expectativa de rechazo) son generalmente más efectivas que las que enseñan habilidades sociales o promueven interacciones sociales. A menudo se recomienda la terapia cognitiva conductual que enseña a las personas a reconocer y cuestionar sus suposiciones.

Las relaciones que se han vuelto decepcionantes son otra causa común de la soledad. Este podría ser un cónyuge que se haya vuelto desatento con el tiempo o hijos adultos o amigos que viven a distancia y que rara vez están en contacto.

“Descubrir cómo promover relaciones de calidad en adultos mayores que se sienten solos es complicado”, dijo Holt-Lunsta. “Si bien tenemos décadas de investigación en ciencia sobre las relaciones que ayuda a caracterizar las relaciones de calidad, no hay mucha evidencia sobre formas efectivas de crear esas relaciones o intervenir cuando surgen problemas”.

Otros factores que contribuyen a la soledad son más fáciles de abordar. Algunos ejemplos: se puede alentar a una persona que ha perdido la sensación de estar conectada de manera significativa con otras personas debido a la pérdida de audición, el tipo más común de discapacidad entre los adultos mayores, a usar un audífono. Alguien que ya no puede conducir y ha dejado de salir de la casa puede obtener ayuda con el transporte. O alguien que ha perdido a un hermano o cónyuge puede participar de un programa de duelo.

“Tenemos que ser muy estratégicos en cuanto a los esfuerzos para ayudar a las personas, qué es lo que necesitan y lo que estamos tratando de lograr”, dijo Holt-Lunstad. “No podemos simplemente lanzar programas a la gente y esperar que algo sea mejor que nada”.

Recomienda que los adultos mayores hagan un balance mental de hasta qué punto se sienten solos o socialmente aislados. ¿Me siento excluido? ¿Hasta qué punto son mis relaciones de apoyo? Entonces, deben considerar lo que subyace a cualquier problema. ¿Por qué no me reúno con amigos? ¿Por qué he perdido el contacto con las personas con las que una vez hablaba?

“Cuando se identifican estos factores, se puede pensar en estrategias más adecuadas para aliviar la incomodidad y manejar cualquier obstáculo que se interponga”, dijo Holt-Lunstad.

Related Topics

Aging Insurance Mental Health Navigating Aging Noticias En Español Public Health