Condado de Orange lucha por la equidad en salud y contra las restricciones estatales
Share This Story:

Condado de Orange lucha por la equidad en salud y contra las restricciones estatales

Líderes demócratas de California han vinculado el destino de Disneyland, "el lugar más feliz de la tierra, con la salud de las personas que viven a su alrededor, que han sido golpeadas muy fuerte por el virus. (Jeff Gritchen/MediaNews Group/Orange County Register via Getty Images)

El parque de diversiones más popular de California se ha convertido en el centro de una lucha sobre la mejor manera de contener COVID-19, al mismo tiempo que se trata de mantener la economía a flote.

Líderes demócratas de California han vinculado el destino de Disneyland, “el lugar más feliz de la Tierra”, con la salud de las personas que viven a su alrededor, duramente afectadas por el virus.

Pero funcionarios conservadores del condado de Orange quieren aliviar las restricciones para permitir la reapertura de la lucrativa atracción turística, con la excusa de que la salud económica de todos los residentes depende de esa decisión.

Las reglas estatales dicen que los parques temáticos grandes no pueden abrir, incluso con una capacidad limitada, hasta que haya menos de un caso nuevo por día por cada 100,000 residentes del condado. También requieren que los condados reduzcan las tasas de infección en sus comunidades más pobres hasta cerca del nivel promedio del condado en general. En el Condado de Orange, como en el resto del estado, los latinos han sido los más afectados por los casos y las muertes por COVID.

Bajo estos requisitos, Disneyland y Knott’s Berry Farm, otro gran parque de diversiones del condado, probablemente permanecerán cerrados hasta el próximo verano o más, dijo el doctor Clayton Chau, director de la Agencia de Atención Médica del condado de Orange.

Los supervisores del condado de Orange argumentan que no es factible abordar rápidamente los factores socioeconómicos, incluida la pobreza y las viviendas hacinadas, que hacen que algunas comunidades tengan tasas más altas de casos positivos de COVID, y que todo el condado no debería ser castigado por ello.

“Si tenemos comunidades desfavorecidas que están, debido a … las condiciones de vida y otras circunstancias, significativamente afectadas por el virus, ¿por qué debemos, pues, ver el dolor del cierre y las cuarentenas en los niños de otras comunidades?”, se preguntó el supervisor Donald Wagner, que representa a las prósperas Anaheim Hills, Irvine y Orange, que tienen tasas bajas de positividad, en una reunión en octubre.

Si bien el condado ha invertido recursos adicionales para luchar contra COVID-19 en Santa Ana y Anaheim, que son en su mayoría comunidades latinas, la mejor manera de ayudarlos es devolver “algo parecido a una vida normal” a todo el condado, para generar los ingresos que se necesitan para ayudar a los desfavorecidos, agregó Wagner.

Pero los expertos en salud pública dicen que la clave para una economía fuerte es una población sana y que el condado, el más densamente poblado del sur de California, no está listo para que el parque vuelva a abrir.

“Soy la mayor fanática de Disney en todo el mundo, y por la salud mental, me encantaría abrir”, dijo Bernadette Boden-Albala, directora del programa de salud pública de la Universidad de California-Irvine. “Pero estamos entrando en la temporada de gripe y no tenemos control de este virus”.

“¿Cómo puede ser fuerte un condado cuando sus vecindarios de bajos ingresos están devastados por esta pandemia y son muy vulnerables a ser víctimas de otra pandemia u otra ola?”, dijo la doctora América Bracho, directora ejecutiva de Latino Health Access, un grupo sin fines de lucro seleccionado por el condado para liderar una iniciativa de equidad en salud dirigida a los latinos.

En parte, la batalla sobre lo que el estado llama su “métrica de equidad en salud” refleja la política cambiante del condado de Orange, que abarca a comunidades pobres, latinas y fuertemente inmigrantes como Anaheim, hogar de Disneyland, y Tony Newport Beach.

Cuatro de los cinco miembros de la Junta de Supervisores son republicanos. Sin embargo, el condado en su conjunto tiene una tendencia demócrata. Votó por un presidente demócrata por primera vez en 80 años en 2016, y los resultados iniciales le dieron al vicepresidente Joe Biden el 54% de los votos. Las áreas más demócratas del condado tienden a ser las más afectadas por COVID-19.

Walt Disney Co. es el mayor empleador del condado, responsable del 3,6% de todos los puestos de trabajo, según un análisis realizado en 2019 por el Woods Center for Economic Analysis and Forecasting de la California State University-Fullerton. Alrededor de 30,000 de los propios empleados de Disney y casi 27,000 otros trabajos en el sur de California dependen del resort, según el informe.

El 1 de noviembre, unos 10,000 trabajadores del resort de Disneyland recibieron avisos de despido.

Existe un consenso entre los políticos locales, la dirección, los sindicatos y muchos trabajadores de que Disneyland debería reabrir lo antes posible.

Los representantes sindicales dicen que a los trabajadores de Disneyland les preocupa la salud pero quieren regresar al trabajo, y señalan que el beneficio de desempleo semanal de $600 de la ley federal CARES expiró en julio.

Disney dice que sabe cómo reabrir sus parques de manera segura. Desde que Walt Disney World comenzara a reabrir gradualmente en Florida en julio, no se ha relacionado ningún brote de COVID con los parques, dijo Kent Donahue, vocero del Departamento de Salud del condado de Orange, en Florida.

Disneyland propone reabrir con una serie de medidas de seguridad, que incluyen máscaras obligatorias para el personal y los paseantes, más estaciones para lavarse las manos, distanciamiento, controles de temperatura y capacidad reducida.

Chau, el líder de salud pública del condado de Orange, quiere que el estado permita que el parque temático se abra una vez que el condado alcance el nivel naranja, el segundo mejor en el sistema de cuatro niveles codificado por colores del estado, que monitorea los casos y tasas de infección en los condados.

El nivel naranja se alcanza con una tasa oficial de hasta 3,9 casos por cada 100.000 personas. El condado se encuentra actualmente en el nivel rojo, el segundo peor, con una tasa de seis por 100,000 en general y una tasa de positividad del 3.6%. En sus vecindarios más pobres, la tasa de positividad es de 5.7%, mientras que es tan baja como 0.9% en un código postal de Laguna Woods.

Bajo el sistema de niveles, que siguió a un aumento en los casos y muertes en todo el estado en junio y julio, el estado requiere que los condados logren tasas más bajas de casos y de pruebas positivas, y que luego las mantengan durante al menos dos semanas antes de avanzar al nivel menos restrictivo, el que permite a las empresas una mayor flexibilidad para reabrir.

Otros condados, incluidos Riverside y 12 condados rurales del norte, también están desafiando el estricto sistema de niveles, que ha ayudado a reducir las infecciones, pero ha fatigado a los residentes y avivado los temores de cierres  generalizados de empresas.

Si bien los supervisores del condado de Orange han dicho que el sistema no es científico, el Departamento de Salud del estado señala estudios que, según dice, subrayan la importancia de una relajación gradual de los cierres por COVID. Estados como Nueva York y Massachusetts también tienen calendarios de reapertura escalonados.

“Estamos en medio de una pandemia sin precedentes que no hemos visto desde 1918”, expresó el doctor George Rutherford, profesor de la Universidad de California-San Francisco que ha asesorado al estado sobre su enfoque. “Tienes que darle al estado un poco de libertad para tratar de descubrir la mejor manera de abordar esto”.

Los puntos calientes del virus se extienden mucho más allá de sus límites iniciales, dijo, por lo que no comprometerse con la equidad en la salud de los pobres pone en peligro a todos.

“De repente, tendrás que lidiar con un mini-Wisconsin en el centro de Santa Ana, y con el resto del condado, el resto del sur de California y el resto del estado”.

A lo largo de la pandemia, una minoría vocal de residentes del condado de Orange ha protestado airadamente contra los mandatos de máscaras y el cierre de negocios. Las amenazas de muerte han sido tan intensas que el principal funcionario de salud pública del condado terminó renunciando en junio.

Sin embargo, los funcionarios de salud del condado han trabajado duro para ayudar a las áreas más afectadas, dijo Bracho, de Latino Health Access.

Bracho abogó con éxito para que las tasas de COVID del condado se desglosaran por código postal en mayo, y su grupo fue contratado para trabajar con las poblaciones latinas más afectadas por el virus a través de pruebas, educación, rastreo de contactos y otros servicios.

Las tasas de positividad en Santa Ana y Anaheim, que se acercaban al 30% a principios de julio, se han reducido a menos del 10% desde finales de agosto. Es un progreso espectacular, pero no suficiente para cumplir con la métrica de equidad en salud del condado.

El número de casos está aumentando lentamente de nuevo en el condado de Orange y en todo el sur de California, en lo que los expertos en salud pública temen que pueda ser el comienzo de una tercera ola de infecciones.

Chau, quien piensa que Disneyland puede reabrir de manera segura, ha mostrado un compromiso con la equidad en la salud, que incluyó la creación de un nuevo puesto de director para los esfuerzos de salud y equidad de la población, dijo Bracho.

Sin embargo, la falta de solidaridad entre los representantes del antiguo y nuevo condado de Orange ha sido desalentadora, dijo el doctor José Mayorga, director ejecutivo del Centro de Salud Familiar de UCI, que trata principalmente a latinos de bajos ingresos en Santa Ana y Anaheim.

En el trabajo, Mayorga les informa el diagnóstico de COVID a los pacientes, que lloran y temen haber expuesto a sus seres queridos al virus. Cuando visita áreas que son principalmente blancas no hispanas como Newport Beach o San Clemente, donde él mismo vive y su hija va a la escuela, muchos no usan máscara.

Te rompe el corazón, dijo Mayorga. “La gente actúa como si no pasara nada”.

Related Topics

California Noticias En Español Public Health