Massachusetts recluta a 1,000 rastreadores de contactos en su batalla contra COVID-19

"Tenemos que adelantarnos lo más posible y hacer todo lo que podamos aquí en Massachusetts", dijo el gobernador Charlie Baker, al anunciar la iniciativa de salud pública el 3 de abril. (Nicolaus Czarnecki/MediaNews Group/Boston Herald)

Massachusetts está lanzando un esfuerzo para contactar a cada persona en el estado que pueda tener coronavirus, para que se realicen la prueba, se aíslen o reciban tratamiento, si es necesario.

El ambicioso plan es no solo retrasar, sino frenar, el poder destructivo de COVID-19 a través de la tediosa pero poderosa herramienta de salud pública llamada rastreo de contactos.

El rastreo de contactos comienza con una llamada a alguien que ha dado positivo para el coronavirus. Luego se realiza un seguimiento de todas las personas que estuvieron en contacto con ese paciente: familiares, amigos, colegas que hayan estado a menos de 6 pies de la persona, aunque sea por un momento.

Se entrevista a todos los que están en esa lista y se les pregunta sobre sus propios contactos y síntomas.

Es una estrategia de salud pública de rutina que requiere muchos recursos y se ha utilizado con éxito en el país, y en todo el mundo, para contener brotes de enfermedades infecciosas, desde el sarampión hasta la viruela, la tuberculosis y el ébola.

Robert Redfield, director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) le dijo a NPR que sería necesario buscar contactos de manera mucho más agresiva, antes que el país pudiera empezar a volver a la normalidad.

En Massachusetts, el gobernador Charlie Baker ya había comenzado un esfuerzo estatal.

“Necesitamos adelantarnos y hacer todo lo que podamos aquí en Massachusetts, durante y después del aumento de casos”, dijo Baker durante una sesión informativa sobre el proyecto el 3 de abril.

El estado se está asociando con Partners in Health, una organización sin fines de lucro con sede en Boston, y ha comenzado a contratar y capacitar a algunas de las aproximadamente 1,000 personas que llamarán a todos los que den positivo.

Las personas que harán los llamados mantendrán en privado el nombre de la persona infectada.

En un escenario ideal, todas las personas que hayan estado en contacto cercano con alguien que sea positivo serían evaluadas, incluso si la persona que recibe la llamada no tiene síntomas. Pero Massachusetts, como la mayoría de los estados, todavía no tiene la capacidad de hacerlo.

Hasta el domingo 12 de abril, al menos 25,475 personas habían dado positivo. En esa semana, se realizaron en promedio 6,499 pruebas diarias.

A cualquier persona que haya tenido contacto cercano con alguien que sea positivo se le pedirá que permanezca en cuarentena durante 14 días, incluso si su prueba es negativa. Esto es porque se cree que el período de incubación del coronavirus puede extenderse por dos semanas.

El contacto cercano aquí se define como pasar 15 minutos o más, a menos de 6 pies, de alguien que haya resultado positivo.

Los expertos en salud pública dicen que se necesitan muchas más pruebas para el coronavirus para cubrir a todos los que serán identificados por este proyecto. Y esperar hasta cinco días para obtener los resultados, como todavía ocurre, es un problema.

“La demora sigue siendo demasiado larga para que el rastreo de contactos sea muy efectivo”, dijo el doctor Sandro Galea, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston.

Pero Galea señaló que la capacidad de prueba podría cambiar en cualquier momento.

Y luego está la cuestión de cómo ayudar a las personas que no están enfermas y que necesitan ser puestas en cuarentena para que no propaguen el virus, o para aquellos que están enfermos y necesitan atención aislada.

Algunas personas tendrán suficiente espacio en casa para mantenerse relativamente aisladas de otros familiares. Pero muchos otros, aquellos que comparten baños, cocinas y dormitorios, o que viven con alguien en mayor riesgo de un caso grave de COVID-19, tendrán opciones.

La administración de Baker, que planea gastar $44 millones en el proyecto de rastreo de contactos, está considerando establecer unidades de aislamiento en dormitorios y hoteles. Las personas en cuarentena, así como aquellas en aislamiento, necesitarán entrega de alimentos, posiblemente cuidado infantil, y mucha ayuda adicional para que no interactúen con otros y propaguen el virus.

“Va a ser un trabajo enorme”, dijo la doctora Joia Mukherjee, directora médica de Partners in Health. “Sé que tendremos algo de éxito y fracasaremos un poco, no podremos encontrar a cada persona, pero esperamos evitar muchas muertes”.

Agregó que, incluso si el rastreo de contactos no puede “eliminar” el coronavirus, podrá “no solo aplanar sino reducir la curva para que menos personas se infecten”.

Baker dijo que el rastreo de contactos es una “herramienta poderosa” para prevenir más infecciones. Galea enfatizó que podría ayudar a Massachusetts a controlar una segunda ola de infecciones que podrían surgir cuando se alivia la recomendación de quedarse en casa.

Massachusetts puede estar implementando la expansión más sólida del rastreo de contactos hasta ahora, pero Utah, Dakota del Norte y otros estados también están lanzando proyectos. Redfield dijo que su agencia tiene 600 empleados que realizan este trabajo y planea agregar más.

Pero todavía no está claro cuánta asistencia financiera pueden esperar los estados del gobierno federal.

Partners in Health está colaborando con 36 centros de salud comunitarios en Massachusetts para realizar el seguimiento. Los centros de salud dicen que el acuerdo significa que pueden regresar los empleados que enviaron a casa cuando se suspendió la atención médica electiva.

Ni hacer ni recibir estas llamadas será fácil, y la sensibilidad cultural también es importante, según un grupo de trabajo del Centro de Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins que analizó recientemente lo que podría implicar la “búsqueda de casos y el rastreo de contactos” en los Estados Unidos.

El rastreador de contactos puede ser la primera persona en alertar a alguien de que puede estar infectado con el coronavirus. Stacey King, directora de práctica en la Escuela de Salud Pública Chan de la Universidad de Harvard, ha estado trabajando con estudiantes voluntarios que se han asociado con las juntas locales de salud en Massachusetts para ayudar con la búsqueda de contactos. King dijo que generar confianza al preguntar sobre síntomas, contactos, actividades recientes y la salud de los miembros de la familia será un desafío.

Incluso si tu estado no está aumentando los esfuerzos de rastreo de contactos, es posible que recibas una llamada de un funcionario local de salud pública si has estado expuesto a alguien con un resultado confirmado de coronavirus.

En caso de que recibas una llamada y se te pregunte sobre tus contactos, podría ser útil comenzar anotar ahora, por ejemplo, los trabajadores de salud pública: ¿Con quién has pasado recientemente más de unos minutos, y has estado a 6 pies de distancia?

El proyecto Partners in Health continuará hasta octubre y terminará en enero de 2021.

Esta historia es parte de una asociación que incluye WBUR, NPR y Kaiser Health News.

Related Topics

Noticias En Español Public Health States