Parto en tiempos de adicción: flamante mamá se preocupa por mantenerse sobria

Nicole y Ben Veum, con su hijo Adrian. Nicole estaba recuperándose de la adicción a los opioides cuando dio a luz a Adrian, y le preocupó tener una recaída a causa de la epidural, que contiene fentanilo. No la tuvo. (Adam Grossberg/KQED)

Cuando tenía veintitantos años, Nicole Veum dijo que cometió muchos errores.

“Estaba muy triste y no quería sentir mis sentimientos”, dijo. “Recurrí a la forma más natural que podía encontrar para ocultarlo todo y empecé a usar drogas: pastillas recetadas, heroína por un tiempo”.

La familia de Veum la puso en tratamiento. Había estado sobria durante nueve años cuando ella y su esposo, Ben, decidieron tener un bebé. La maternidad era algo que ella quería experimentar.

En caso que necesitara una epidural durante el parto, Veum le dijo a su médico que no quería ningún fentanilo. No quería sentirse drogada.

“Recordé haber visto a amigas que lo usaron y se sentían bien”, dijo. “Pero yo no quería que eso formara parte de mi historia”.

Una epidural es una forma de anestesia local que se administra mediante una inyección en el espacio que rodea la médula espinal. Por lo general, es una combinación de dos tipos de medicamentos: un agente adormecedor, generalmente de la familia de la lidocaína, y un analgésico, generalmente fentanilo.

La cantidad de fentanilo en la mezcla es limitada y poco pasa al torrente sanguíneo, dicen anestesiólogos. Pero si una mujer no quiere el fentanilo, es fácil formular una solución epidural sin él. Los médicos usan un medicamento sustituto o aumentan la concentración del agente anestésico.

“No hay ninguna razón médica por la que alguien deba verse obligado a exponerse a los opioides si no lo desea”, dijo la doctora Kelly Pfeifer, médica de familia y experta en adicciones que ahora trabaja como directora de atención de alto valor en California Health Care Foundation.

Pfeifer dijo que hay otra situación a tener en cuenta: las mujeres embarazadas que toman metadona o suboxona para controlar la adicción a los opioides. Durante el parto, los anestesistas a menudo recetan narcóticos para ayudar a controlar el dolor, pero algunos de los que se usan comúnmente, como el Nubain, pueden revertir inmediatamente los efectos de la metadona o la suboxona.

“De repente, estás en medio del parto, que ya es doloroso, y ahora estás en medio de la peor abstinencia de tu vida”, dijo Pfeifer.

Para Veum, uno de los peores incendios forestales en la historia de California es lo que interrumpió su plan para el parto. Ella y su esposo viven en Santa Rosa, California, y estaba en trabajo de parto, el 8 de octubre de 2017, cuando se produjeron incendios devastadores en las cercanías. Lo que ahora se conoce como “Wine Country Wildfires” quemó más de 5,000 casas y mató a 44 personas.

“Había una tonelada de humo en el hospital”, dijo Veum. “Como si pudieras verlo y olerlo”.

Las enfermeras le dijeron que todos tenían que evacuar. Veum fue trasladada a otro hospital, a 5 millas de distancia. Y las instrucciones especiales para su epidural se perdieron en el caos.

“Cuando fueron a cambiar la droga, vi que el tubo decía ‘fentanilo'”, recordó. “Y en ese momento, empecé a sentir la sensación que sentía cuando me empezaba a drogar”.

La mayoría de las mujeres sin antecedentes de adicción no experimentan estas sensaciones cuando se les administra anestesia con opioides, explicó la doctora Jennifer Lucero, jefa de anestesiología obstétrica del Centro Médico de la Universidad de California-San Francisco. En cualquier momento en que una mujer que no se está recuperando pide una epidural sin fentanilo (generalmente por la preocupación de la madre por el bebé), Lucero explica por qué lo usan.

Dijo que el fentanilo le permite al anestesista equilibrar el agente anestésico en la solución, por lo que las mujeres no sienten tanto dolor por las contracciones, pero aún pueden sentir la presión y pueden mover las piernas un poco o moverse en la cama durante el trabajo de parto.

Una vez que explica cómo funciona, y les asegura que el opioide no tendrá ningún efecto en su feto, la mayoría de sus pacientes optan por mantener el fentanilo en la solución epidural.

Pero los médicos han estado tratando de reducir la administración de opioides durante el trabajo de parto y después, para aliviar el dolor.

Durante años, las mujeres que tuvieron un parto vaginal normal fueron enviadas a casa con un suministro de Norco, Percocet u otro opioide para 30 días, dijo Lucero.

Si bien la mayoría de las personas que reciben un frasco de píldoras cuando salen del hospital no desarrollan dependencia o una adicción, algunas lo harán. Cuando a un paciente se le recetan opioides para el dolor a corto plazo, el riesgo de uso crónico comienza a aumentar a partir del tercer día de la receta, según un informe publicado el año pasado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Un estudio realizado este año sugiere que cada semana de uso de opioides aumenta el riesgo de abuso.

Apenas en 2017, a las mujeres después del parto se les recetaba rutinariamente suministros de opioides para tres a cinco días, incluso después de un parto vaginal sin complicaciones. Un estudio publicado ese año, realizado con 164,720 mujeres de Pennsylvania con Medicaid, que dieron a luz por vía vaginal encontró que el 12% volvió a tener una receta de opioides después de haber dado a luz, aunque la mayoría no tenía una necesidad médica clara de un analgésico, como desgarres vaginales o episiotomía.

Ahora, los obstetras están emitiendo nuevas pautas para los pacientes, dijo Lucero, y están tratando de recetar cantidades limitadas de opioides, y solo después de la cirugía, a las mujeres que han tenido una cesárea.

Nicole Veum terminó siendo una de esas mujeres. Después de ser trasladada al segundo hospital durante la evacuación por los incendios forestales, pasó otras 12 horas en las primeras etapas del parto, pero no estaba progresando. Ella accedió a una cesárea.

Después del nacimiento de su hijo, los médicos la enviaron a casa con una botella de Percocet, otro opioide. Le dijeron que, si le preocupaba poder mantener su sobriedad, podría hacer que su esposo o un amigo controlaran la dosis.

Pfeifer, el médico especialista en adicciones, dijo que en una situación como esa, enviar a Veum a casa con unas pocas pastillas de Percocet, o incluso sugerir que tomara solo ibuprofeno, hubiera estado bien.

“Cualquier padre le dirá que no hay nada más estresante que la primera semana de ser padre, tener un bebé y estar privado de sueño”, dijo Pfeifer. “Y aquí tienes una pequeña botella de Vicodin a la que solías recurrir para hacerte sentir mejor cuando estás estresado”.

Primero los fuegos. Luego el fentanilo en su epidural. Luego el Percocet. Fue la primera prueba de Veum para ver cómo se alinearían su sobriedad y su maternidad. Ella llamó a una amiga que también estaba en recuperación. Hablaron todo el tiempo, y Veum estaba bien.

Veum tiene ahora 32 años. Regresó a la escuela este otoño para trabajar para obtener su título universitario, después de un descanso de 14 años. Y le encanta ser madre.

“Mucha gente, metafóricamente, lo sintió como un bebé nacido de las cenizas, la vida que viene de las cenizas”, dijo sobre su hijo nacido en medio de los incendios forestales de 2017.

“Y siento eso”, dijo Veum. “Siento que fue un gran momento para que nuestra comunidad, y yo personalmente, renaciéramos de alguna manera”.

Esta historia es parte de una asociación que incluye KQED, NPR y Kaiser Health News.

La cobertura de KHN de los problemas de salud de las mujeres es apoyada en parte por la Fundación David y Lucile Packard.

Related Topics

California Noticias En Español Pharmaceuticals Public Health