Telemedicina: guía para entender las citas médicas a distancia

(iStock/Getty Images)

Dentro de la ley de presupuesto federal aprobada por el Congreso en febrero, se incluyó una disposición que amplía significativamente el uso de la telemedicina, una forma de atención médica muy publicitada, y que puede llegar a expandirse masivamente en los próximos cinco a 10 años.

“Hay un reconocimiento mucho más amplio de sus beneficios”, dijo Mei Wa Kwong, directora ejecutiva del Center for Connected Health Policy, un grupo de investigación que promueve la telemedicina en Sacramento, California. “La disposición en la ley es el paso más reciente para hacer más accesible la telemedicina. Pero todavía hay mucho camino por recorrer antes que la mayoría de los consumidores conozcan esta opción”.

La nueva ley permite que Medicare cubra los servicios de telemedicina para las personas que han tenido un accidente cerebrovascular y las que reciben diálisis, ya sea en el hogar o en un centro. También permite que los planes de Medicare Advantage (un tercio de los beneficiarios de Medicare usan esta opción) ofrezcan telemedicina como un beneficio cubierto.

Por separado, desde el 1 de enero, Medicare comenzó a autorizar que los médicos le cobren al gobierno por controlar a ciertos pacientes de forma remota usando herramientas de telemedicina, por ejemplo, monitoreando el ritmo cardíaco, la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre.

La telemedicina, también conocida como telesalud, utiliza computadoras, monitores de visualización, y software especial, para brindar servicios de salud virtuales.

Un ejemplo fácil de entender: un paciente se encuentra en su casa y tiene una visita electrónica con el médico que está en su consultorio. Están conectados a través de un enlace de video seguro.

A medida que la aceptación y adopción de la telemedicina se expande, también lo hace la cobertura. Todos los planes de salud privados, Medicare, Medicaid y programas de salud del Departamento de Asuntos de Veteranos ahora cubren algunas visitas electrónicas, aunque con restricciones. Más centros de salud y hospitales están lanzando plataformas de atención virtuales. Y los sitios web que ofrecen servicios virtuales de “médico a pedido” están proliferando.

Sin embargo, también surgen preocupaciones. Los médicos temen que los reembolsos por las citas virtuales sean más bajos, y que la consulta a distancia afecte la relación médico-paciente. Dicen que, para condiciones como la faringitis estreptocócica, es mejor que se vea al paciente en persona.

A los economistas de salud les preocupa que las visitas electrónicas puedan aumentar los costos en lugar de limitarlos, por ejemplo, si los médicos y los pacientes abusan de estas citas, planificándolas innecesariamente porque son rápidas y fáciles. Además, las aseguradoras podrían presionar a los médicos para que tengan más visitas electrónicas en lugar de en persona para ahorrar dinero. Otros piensan que el acceso a equipos adecuados o acceso a Internet puede ser difícil.

“Hay un potencial de abuso”, dijo el doctor Robert Berenson, experto en Medicare del Urban Institute. “Tendremos que evitar las jugadas y el mal uso del sistema. Pero, en general, ayudar a las personas a evitar el consultorio y las visitas al hospital innecesarias es algo bueno, si lo hacemos bien”.

La siguiente es una guía en forma de pregunta-respuesta sobre la telemedicina:

¿Las visitas electrónicas están disponibles en la mayoría de los hospitales y consultorios médicos?

Aún no. Pero el acceso está aumentando. Consulta con tu médico, clínica u hospital.

En algunas ciudades, los centros médicos están estableciendo “centros” de telesalud para atender a los pacientes. Por ejemplo, Penn Medicine en Filadelfia lanzó su centro de Connected Care en febrero, con 50 empleados a tiempo completo, acceso a la atención las 24 horas, los 7 días de la semana y un programa para tratar pacientes con enfermedades crónicas, en sus hogares.

Algunos de los servicios de visitas virtuales del centro están abiertos solo para los empleados de Penn Medicine, pero otros están disponibles para cualquier persona, con un enfoque en los residentes de Pensilvania, Nueva Jersey, Delaware y Maryland, dijo Bill Hanson, vicepresidente y director de información médica de Penn Medicine.

De manera similar, Mercy Virtual en Chesterfield, Missouri, un suburbio de St. Louis, atiende a pacientes de todo el medio oeste y a todos los que reciben atención en la red de Mercy Health, de 44 hospitales en cinco estados. Lanzado en 2015, Mercy Virtual proporcionó atención a 750,000 personas en 2017 con un equipo de 700 médicos, enfermeras y personal de apoyo.

Otros centros médicos con programas de salud virtuales incluyen Avera Health con sede en Dakota del Sur; Cleveland Clinic en Ohio; Dignity Health en San Francisco; Intermountain Healthcare en Utah; y Kaiser Permanente, un sistema de salud administrado en California y en otros lugares.

Kaiser Permanente informó el año pasado que el 21% de sus 110 millones de interacciones con pacientes en 2015 fueron visitas electrónicas. Sus ejecutivos predicen que para 2020 las citas virtuales excederán a las visitas en persona. (Kaiser Permanente no está afiliado a Kaiser Health News, que es un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation).

¿Qué restricciones a las visitas electrónicas aplican los planes de salud, Medicare y Medicaid?

La cobertura del plan de salud varía, pero la mayoría de las aseguradoras privadas cubren las visitas electrónicas, y 34 estados y el Distrito de Columbia lo requieren por ley. Algunos estados todavía exigen que se establezca una relación con el paciente con una visita en persona antes que el proveedor pueda facturar una visita electrónica. Consulta con tu aseguradora sobre sus reglas.

La cobertura de Medicare de las visitas electrónicas es más restrictiva. Primero, las visitas electrónicas deben reemplazar a la visita en persona. Segundo, con excepciones permitidas según la ley de presupuesto de febrero, Medicare restringe en gran medida las visitas electrónicas a aquellas que ocurren en áreas rurales que tienen una escasez de médicos y/o hospitales. Y tercero, la mayoría de las visitas electrónicas no pueden ocurrir cuando el paciente está en casa. Se pueden hacer desde una variedad de otros lugares, como una clínica de salud rural, un centro de diálisis o un centro de enfermería especializada. Un proyecto de ley en el Congreso aliviaría esta restricción.

En contraste, casi todos los programas estatales de Medicaid cubren las visitas electrónicas en el hogar. Pero se aplican restricciones. Por ejemplo, solo 22 estados cubren el monitoreo remoto de pacientes para los beneficiarios de Medicaid.

Los Telehealth Resource Centers, una organización financiada por el gobierno federal que promueve la telemedicina y ofrece información al consumidor, explica detalladamente las restricciones y limitaciones de las citas electrónicas.

¿Necesito una computadora especial?

No. Las visitas electrónicas y otras formas de telemedicina se realizan a través de computadoras, laptops, tabletas y teléfonos inteligentes, y generalmente están encriptadas para proteger la privacidad. Por lo general, se necesita equipo especializado para el monitoreo remoto, por ejemplo, de la presión arterial o la frecuencia cardíaca. Una limitación irritante: la disponibilidad de banda ancha en las zonas rurales. Además, millones de estadounidenses de bajos ingresos y adultos mayores aún no tienen internet en sus hogares.

¿Qué servicios se pueden obtener a través de la telemedicina?

La mayoría de las visitas electrónicas son para atención primaria o servicios de seguimiento, como la evaluación de síntomas o el control de personas que se han sometido a un procedimiento médico. No hay estadísticas nacionales, pero se está atendiendo a un número creciente de personas con enfermedades crónicas que están siendo monitoreadas en el hogar, dijo Kwong.

Especialmente, las visitas electrónicas de dermatología se están volviendo comunes. Se puede enviar una foto en primer plano de una erupción cutánea, lunar u otro problema para una evaluación inmediata. La psicoterapia virtual también se está expandiendo.

A veces, una visita electrónica puede proporcionar una evaluación médica inicial de una lesión, herida o enfermedad que claramente no pone en peligro la vida. Algunas ciudades están probando servicios de ambulancia que usan telemedicina para determinar si las personas necesitan ser trasladadas al hospital.

¿Ahorrarás dinero si realizas una visita electrónica en lugar de ir al consultorio?

Las visitas electrónicas generalmente son menos costosas que una visita al médico, pero es posible que no veas la diferencia si tu seguro cubre ambas, con solo un pequeño copago o sin copago. Sin embargo, si tienes un deducible alto, una visita electrónica puede significar que pagues menos de tu bolsillo.

Algunos estados requieren que las aseguradoras paguen los mismos reembolsos por las consultas en la oficina que por la telemedicina, cuando se trata de consultas simples.

¿Hay inconvenientes o riesgos con la telemedicina y las visitas electrónicas?

Hasta ahora no hay evidencia que demuestre que haya un riesgo mayor de ser diagnosticado incorrectamente, o tratado de manera inapropiada, en una visita electrónica en comparación con una en persona.

Related Topics

Cost and Quality Medicaid Medicare Noticias En Español