Una sola carta sin entregar puede implicar perder Medicaid

Colorado estima que aproximadamente el 15% de las 12 millones de cartas de los programas de asistencia pública que se envían a 1.3 millones de miembros en todo el estado se devuelven: unas 1.8 millones de piezas de correo no entregado cada año. (Markian Hawryluk/KHN)

Colorado Springs, Colo.- Cuarenta y dos cajas de correo devuelto descansan sobre una pared de la oficina del Departamento de Servicios Humanos del condado de El Paso, en una reciente mañana de otoño. Solía ​​haber tres veces más.

Cada semana, el Servicio Postal de los Estados Unidos lleva de cuatro a 15 bandejas de correspondencia a esa oficina, cada una con más de 250 cartas que no pueden entregar a los residentes del condado inscritos en Medicaid u otros programas de asistencia pública. Lo mismo ocurre en otros condados. Colorado estima que aproximadamente el 15% de las 12 millones de cartas de los programas de asistencia pública que se envían a 1.3 millones de miembros en todo el estado se devuelven: unas 1.8 millones de piezas de correo no entregado cada año.

Es responsabilidad del personal de cada condado contactar a las personas para confirmar su dirección correcta y su elegibilidad para Medicaid, el programa de seguro de salud federal-estatal para personas con bajos ingresos.

Pero el año pasado, funcionarios estatales decidieron que, si los trabajadores sociales no pueden contactarse con los destinatarios, pueden cerrar esos casos y cortar los beneficios de salud después de un solo correo devuelto.

Medicaid, los cupones de alimentos y otros programas de beneficios públicos han evitado el camino hacia la comunicación digital y continúan operando en gran medida en un mundo basado en papel. Eso esencialmente vincula los beneficios que salvan vidas de algunas de las poblaciones más vulnerables a los caprichos del Servicio Postal.

A medida que el correo devuelto se acumula, muchos estados están tomando medidas cada vez más drásticas para superar el engorroso trabajo atrasado. Colorado, Missouri, Oklahoma y Maryland se encuentran entre los que han luchado contra este volumen de correspondencia. Cuando Arkansas implementó el requisito de trabajo para ser elegible para Medicaid, casi la mitad de las personas que perdieron los beneficios no respondieron a los correos o no pudieron ser contactados.

En el mejor de los casos, el endurecimiento de las políticas sobre correo devuelto podría ahorrarles a los estados algo de dinero, y aquellos que aún son elegibles para recibir estos beneficios solo experimentarían una brecha temporal en su atención. Pero incluso los retrasos breves pueden exacerbar las condiciones crónicas de salud de algunos pacientes o llevar a costosas visitas al hospital.

Y, en el peor de los casos, el correo devuelto puede estar contribuyendo a una caída importante en la inscripción de Medicaid, y a un mayor número de personas sin seguro. Muchos de los que quedan atrapados en esta situación rara vez se dan cuenta hasta que buscan atención médica.

“Hay mucha preocupación sobre este tema”, dijo Ian Hill, analista de políticas de salud del Urban Institute, un grupo de expertos con sede en Washington, D.C. “¿Están siendo eliminados de los registros injustamente y demasiado rápido?

Tomando acción

Los estados han estado caminando por la cuerda floja. Mientras tratan de ayudar a sus residentes más pobres, también están lidiando con el apretado presupuesto de Medicaid, y con la presión de la administración Trump sobre los criterios de elegibilidad.

Algunos estados han buscado “denegaciones de procedimiento porque mantuvo sus costos bajos”, dijo Cindy Mann, quien dirigió el programa Medicaid bajo la administración de Obama.

“Pero obviamente no queremos excluir a alguien mientras todavía es elegible”, dijo Mann, quien ahora es socia del bufete de abogados Manatt, Phelps & Phillips.

Las familias de bajos ingresos que dependen de los beneficios públicos tienden a mudarse con frecuencia, lo que aumenta el riesgo de error en las direcciones archivadas. Pero si una persona se muda fuera del estado, el beneficio de Medicaid administrado por el estado no puede mudarse con ella.

“Los estados siempre han tenido problemas con la forma de manejar el correo devuelto”, dijo Jennifer Wagner, analista principal de políticas del Center on Budget and Policy Priorities, un grupo de expertos de tendencia de izquierda en Washington, DC. “Pero recientemente hemos oído hablar de estados presionando por una política agresiva sobre la cancelación de beneficios cuando el estado recibe el correo devuelto, y eso ha llevado a una cancelación significativa de inscripciones”.

En abril de 2018, Colorado redujo su umbral recomendado para actuar sobre el correo devuelto de tres piezas de correo no entregado a solo una. De mayo de 2017 a mayo de 2019, la inscripción en Medicaid y el Programa de Seguro de Salud Infantil (CHIP) disminuyó un 8,5% en el estado, más de tres veces la baja nacional (2,5%), según la Comisión de Acceso y Pago de Medicaid y CHIP, un panel asesor del Congreso.

No está claro cuánto de la caída se debió al correo devuelto. La disminución de la inscripción también podría reflejar alguna combinación de una regla federal propuesta para negar la residencia permanente a los inmigrantes que usan beneficios públicos, recortes en los fondos federales para la divulgación para inscribir a las personas en la cobertura de salud o una economía mejorada.

De los más de 131,000 hogares de Colorado que reciben correspondencia sobre beneficios públicos cada año, el estado estima que no se puede contactar a aproximadamente 1 de cada 4, lo que resulta en el posible cierre de casi 33,000 casos. (Markian Hawryluk/KHN)

Colorado no ha establecido una forma de rastrear cuántas personas están perdiendo beneficios debido al correo devuelto o lo que les sucede a quienes lo hacen.

“No tenemos un punto de datos que podamos rastrear”, dijo Marivel Klueckman, quien supervisa las funciones de elegibilidad de Medicaid para Colorado. “Eso es algo que estamos construyendo para el futuro”.

De los más de 131,000 hogares de Colorado que reciben correspondencia por beneficios públicos cada año, el estado estima que no se puede llegar a aproximadamente 1 de cada 4, lo que resulta en el posible cierre de casi 33,000 casos.

Es posible que las personas excluidas de los beneficios nunca sepan por qué y no intenten restablecer sus beneficios, lo que preocupa a Bethany Pray, directora del programa de atención médica en el Colorado Center on Law and Policy, un grupo de ayuda legal con sede en Denver.

“Vas a perder personas que son verdaderamente elegibles y que nunca deberían haber sido retiradas y que enfrentan barreras para volver a inscribirse”, dijo Pray.

Problemas en formato sobres

La falta de confiabilidad del Servicio Postal, particularmente en las zonas rurales del estado, se suma a las preocupaciones sobre la dependencia del correo postal para la correspondencia gubernamental importante.

Los funcionarios de la ciudad turística de esquí de Snowmass Village, por ejemplo, se quejaron la primavera pasada que no recibieron ningún correo durante toda una semana.

“Hemos tenido más de 6 pies de nieve en las últimas dos semanas y todavía recibimos más quejas sobre la entrega postal que la eliminación de nieve”, escribieron los funcionarios de la ciudad en una encuesta realizada en marzo por la Colorado Association of Ski Towns. “La gente no recibe facturas, convocatorias de jurados, medicamentos, correo certificado”.

En junio, tres miembros de la delegación del Congreso de Colorado enviaron una carta al director general de correos, presionando para que abordara una variedad de problemas postales, incluido el correo perdido o devuelto.

Los programas de asistencia pública de Colorado envían más de un millón de cartas por mes, a un costo de casi $6 millones anuales. Esa es una pequeña parte de lo que se gasta en la asistencia real, dado que solo el programa Medicaid de Colorado cuesta $9 mil millones al año.

Cortar la asistencia después de una sola pieza de correo devuelta también ayuda al estado a evitar pagos mensuales a las organizaciones regionales de salud para el manejo de casos y servicios dentales para aquellos que ya no califican para los beneficios.

Sin embargo, Klueckman, del Medicaid de Colorado, dijo que el estado se preocupa principalmente por asegurarse de que los residentes elegibles reciban sus notificaciones y permanezcan inscritos. El estado trasladó las determinaciones y renovaciones de elegibilidad en línea y ahora ofrece una aplicación móvil para que los residentes también puedan recibir notificaciones electrónicamente.

A discreción local

Colorado planea abrir un centro de correo devuelto consolidado para el estado tan pronto como julio de 2020. Eso podría proporcionar consistencia a algunas economías, pero tiene el potencial de aumentar el número de personas que queden fuera de los programas, ya que el conocimiento local se reemplaza por la automatización.

Los condados actualmente reciben orientación del estado sobre cómo procesar el correo devuelto, pero tienen margen para establecer sus propios procedimientos. El condado de El Paso, por ejemplo, rara vez cierra casos basados ​​en una sola pieza de correo devuelto y opta por no actuar en direcciones que a menudo usan las personas sin hogar, como un refugio o una oficina de correos.

“Es menos probable que tengamos un número de teléfono para llamarlos”, dijo Karen Logan, directora de servicios económicos y administrativos del condado.

El condado, el segundo más grande de Colorado, usó el dinero de la subvención este año para pagar horas extras al personal para reducir su retraso en el correo devuelto. Eso los ha ayudado a procesar más de 48,000 piezas de correo devuelto en el último año, con más de un tercio de cambios en la base de datos. Pero los funcionarios no pudieron decir cuántos de esos resultaron en personas que perdieron beneficios.

“Tenemos algunas otras cosas que son un poco más altas en la escala de prioridad, por lo que no cerramos tantos casos como probablemente podríamos”, dijo Logan. “Pero puedo decirte esto: cerrar un caso y hacer que una persona tenga que volver a presentar una solicitud dos meses después requiere mucho más trabajo”.

Related Topics

Insurance Medicaid Noticias En Español Public Health States