Una tendencia que crece, adultos mayores que viven en comunidad

Joan Stek, de 90 años, en su cocina de Glacier Circle, en Davis, California, en octubre. (Heidi de Marco/KHN)

Las caminatas de 5 millas, las clases de yoga y las cenas comunales son ahora parte de la rutina de los residentes de PDX Commons Cohousing en Portland, Oregon.

Estas 39 personas (casi la mitad son parejas, pero en gran medida eran desconocidos al principio) comenzaron a relacionarse mucho antes de mudarse a finales de este verano para unirse a una tendencia llamada covivienda (cohousing, en inglés).

“Aquí, llegas y conoces a cada una de las personas y las conoces bien”, dijo Steve Fisher, de 63 años, un planificador de transporte retirado quien lidera las caminatas semanales. Fisher y su esposa se mudaron desde San Jose, California, a PDX Commons. “Aquí llegas y saludas a los vecinos, son tus amigos, haces cosas con ellos. Es lo opuesto al aislamiento que a veces se siente en las áreas urbanas”.

No es una comuna y no se comparten ingresos, aunque la toma de decisiones es por consenso. La covivienda refuerza el intercambio: una cortadora de césped, herramientas o una lavandería en el lugar, habitaciones para visitantes. Las casas son privadas, agrupadas cerca de un espacio común donde los propietarios se reúnen regularmente para compartir comidas y construir una comunidad.

De las 168 comunidades de covivienda del país, casi todas son intergeneracionales. Pero ahora, a medida que un número creciente de adultos mayores se resiste a la idea de una vida institucional (en un hogar o una casa de vida asistida), la covivienda se ha convertido en una opción atractiva.

En 2010, ninguna comunidad de covivienda estaba orientada a personas mayores. PDX Commons es ahora la decimotercera comunidad del país para el grupo demográfico de 55 años y más. Dos más están en construcción y otras 13 están en las primeras etapas de planificación.

“El interés en la covivienda no solo ha aumentado en general, sino especialmente en el mundo de las personas mayores”, dijo Karin Hoskin, directora ejecutiva de la Cohousing Association of the United States, una organización sin fines de lucro que apoya a las comunidades de covivienda en todo el país.

Mientras que los grupos de amigos pueden hablar sobre envejecer juntos, en la mayoría de las comunidades de covivienda, los residentes comienzan como extraños que planean ayudarse mutuamente por el resto de sus vidas. Fisher dijo que parte del proceso de compra de una casa incluye meses de actividades para conocer a la comunidad antes de firmar los papeles.

“Somos personas que tenemos la capacidad de vivir de forma independiente con la intención de unirnos para formar una comunidad”, dijo Fisher sobre el grupo con edades comprendidas entre los 57 y 80. “Lo dejamos muy claro: no somos un centro de asistencia”.

Trudy Hussman (izq.) charla con Stacey Roberts. Hussman vivió sola después que se retirara en 2016, hasta que se mudó a PDX Commons, una covivienda dirigida a personas de 55 años y más. (Cortesía de Lew Bowers)

Trudy Hussman, de 68 años, compró en PDX Commons en junio de 2016 después de retirarse hace dos años.

“Había estado viviendo sola durante mucho tiempo y me sentía bastante aislada desde que me retiré. Me estaba acostumbrando, pero no estaba contenta”, dijo. “Empecé a pensar que vivir en una comunidad con otras personas similares sería un antídoto”.

La psicóloga clínica Elizabeth Lombardo, de Chicago, está de acuerdo. El apoyo social es fundamental para la salud y el bienestar, con innumerables estudios que muestran que aquellos con vínculos sociales viven más tiempo, son físicamente más saludables y más felices y tienen menos estrés, dijo.

“Desde una perspectiva psicológica y de salud física, es una idea genial”, opinó Lombardo sobre la covivienda. “Depende de cuán abierta de mente sea la gente”.

Sidney Ewing, de 82 años, y su esposa Margaret Ewing, de 77, están juntos desde hace más de cinco décadas, y dudaron en mudarse a la comunidad Cohousing Oakcreek en Stillwater, Oklahoma. La pareja, ambos profesores jubilados de la Universidad Estatal de Oklahoma fueron parte del grupo que fundó el lugar, pero al final se arrepintieron.

“Decidimos que la carga social podría ser demasiado pesada para nosotros”, dijo. “Somos bastante introvertidos”.

Pero dos eventos cambiaron su forma de pensar. Un vecino se cayó por las escaleras en su casa y estuvo en el piso ocho horas antes de que lo encontraran. Y, recibieron un aviso de Oakcreek de una fecha límite para decidirse. Finalmente se reincorporaron a tiempo para participar en la planificación y se mudaron hace cinco años, cuando se inauguró la comunidad.

La primera comunidad de covivienda en el país se inauguró en diciembre de 2005 con ocho casas y una docena de personas en Glacier Circle in Davis, California, a unas 15 millas de Sacramento. Siete del grupo original siguen viviendo allí. (Heidi de Marco/KHN)

 

La idea de la covivienda llegó a los Estados Unidos después que los arquitectos Charles Durrett, de 62 años, y su esposa, Kathryn McCamant, de 57, conocieran el concepto en Dinamarca. La pareja de Nevada City, California, se convirtió en defensora de esta idea de vida comunitaria y diseñaron más de 55 proyectos. La idea de la covivienda satisface una variedad de necesidades, desde ahorrar dinero compartiendo hasta tener amigos.

Los desarrollos de covivienda incluyen hogares privados (típicamente 20-40 hogares de este tipo, que reflejan un estilo de vida sencillo) agrupados en torno a espacios compartidos diseñados para promover la interacción frecuente. La entidad legal generalmente es un condominio o una asociación de propietarios con cuotas mensuales, generalmente entre $100 y $350, dijo Durrett.

“Estructuralmente, son diferentes”, dijo. “Tienen que diseñarse desde cero para cada grupo”.

En algunos proyectos para personas mayores, una de las habitaciones de huéspedes en la casa común fue diseñada para futuros cuidadores para ayudar a los propietarios; sin embargo, las comunidades de covivienda enfatizan que no se han usado de esa manera porque cualquiera que haya necesitado asistencia contrató a alguien de manera privado. Las comunidades de covivienda no pretenden ser centros de vida asistida o de enfermería, dicen los propietarios.

“Ninguno de nosotros se mudó aquí con la idea de bañar o vestir a nuestros vecinos”, dijo Pat Darlington, de 66 años, de Oakcreek. “Hay ciertas cosas que estamos comprometidos a hacer y ciertas cosas que no”.

La primera comunidad de covivienda para personas mayores del país abrió sus puertas en diciembre de 2005 con ocho hogares y una docena de personas en Glacier Circle, en Davis, California, a unas 15 millas de Sacramento. Siete del grupo inicial siguen viviendo allí.

Alan O’Hashi, de 64 años, quien se mudó a la covivienda senior en Silver Sage Village, en Boulder, Colorado, en 2010, ofrece a los novatos algunos consejos.

“Lo mejor y lo peor de la covivienda son los vecinos”, dijo. “Llegas a conocer a la gente de formas que no podrías de otra manera”. Toleras los puntos positivos y negativos de todos, logrando un equilibrio entre vivir en comunidad y ser un individuo”.

La cobertura relacionada con el envejecimiento y el mejoramiento de la atención de los adultos mayores es apoyada por The John A. Hartford Foundation.

Related Topics

Aging Cost and Quality Mental Health Noticias En Español