Vuelve del retiro para ayudar a luchar contra la hepatitis C

El doctor Ronald Cirillo ayuda a Deborah Hatfield a llenar formularios en la clínica de Florida Turning Points, antes de hacerle la prueba para saber si tiene hepatitis C. (Daylina Miller/Health News Florida)

Cuando en 2014 se lanzó Harvoni, un tratamiento para la hepatitis C, el doctor Ronald Cirillo supo que iba a ser un gran problema para él.

“¡Es la razón por la que volví de mi retiro!”, dijo.

Cirillo se especializó en el tratamiento de la hepatitis C durante más de 30 años en Stamford, Connecticut, antes de retirarse en Bradenton, Florida. Durante su tiempo en Connecticut, el único tratamiento disponible para la hepatitis C tenía terribles efectos secundarios y no funcionaba bien, curaba la infección viral menos de la mitad de las veces. Pero las drogas más nuevas, Harvoni y Sovaldi, curan a casi todos los pacientes, con pocas reacciones adversas.

“En mi vida profesional he visto el cambio de un tratamiento horrible a un tratamiento manejable”, contó Cirillo.

Su misión es de nuevo encontrar a los pacientes.

“La enfermedad está ahí”, dijo. “Mi trabajo es traer a los pacientes, para que podamos hacerles seguimiento y tratarlos”.

El año pasado, Cirillo se unió a la clínica gratuita Turning Points en Bradenton, a una hora al sur de Tampa. La clínica atiende principalmente a residentes de Florida que no tienen seguro de salud, que están dentro de lo que muchos llaman una brecha de cobertura en estados como Florida que decidieron no expandir Medicaid. Son personas que ganan menos de $12,000 al año.

Cirillo intenta evaluar a cada paciente de alto riesgo con el que se topa. En un día de semana reciente en la clínica, su asistente pinchó el dedo de un paciente y extrajo sangre llenando un pequeño tubo de plástico.

“Y esta pequeña cantidad de sangre se combina con una solución”, explicó Cirillo. “Lo cronometramos, unos 20 minutos y eso es todo. Esa es la prueba”.

En 2016, casi 30,000 personas fueron diagnosticadas con hepatitis C en Florida. Pero es probable que muchas más estén infectadas, porque el virus puede permanecer latente durante décadas.

Cirillo encabezó una asociación con el fabricante de Harvoni, Gilead Sciences, y esa asociación ha proporcionado tratamiento a unos 100 pacientes.

“Tratamos a las personas que no tienen ningún seguro, que no tienen esperanza”, dijo Cirillo. “Si calificas para ser un paciente aquí, te harán la prueba”.

Una paciente de 57 años llamada Patricia descubrió que tenía hepatitis C hace unos meses durante un viaje a la clínica. NPR y Kaiser Health News no están usando su apellido porque el virus a veces se asocia con el uso ilegal de drogas intravenosas. También se puede propagar a través del sexo. Patricia dijo que no estaba segura de cómo se contagió.

“Entonces, solo por mi edad, supongo, me hicieron la prueba y no podía parar de pensar que en realidad tenía hepatitis C”, dijo. “Y los niveles terminaron siendo relativamente altos”.

El virus comenzó a crear heridas e inflamar su hígado. Pero ella no tenía seguro, ni un trabajo; el tratamiento con Harvoni, de $ 94,000, hubiera estado fuera de su alcance si no hubiera tenido la ayuda financiera de la farmacéutica.

“Nunca hubiera podido pagar ese tratamiento”, dijo. “Nunca”.

El personal de la clínica ayuda a los pacientes a completar la complicada aplicación de Gilead. Solo son elegibles los pacientes que no tienen seguro, que han estado libres de drogas durante al menos seis meses y que cumplen con los requisitos de ingresos.

Patricia pudo recibir el tratamiento, una pastilla por día durante 12 semanas, y se le hará nuevamente la prueba en tres meses para determinar si está libre de hepatitis C.

“Si no lo hubieran descubierto y no me hubiesen incorporado al programa, ¿quién sabe lo que hubiera pasado?”, dijo. 

Esta historia fue producida con el USC Center for Health Journalism’s National Fellowship y Kaiser Health News.

La cobertura de KHN del desarrollo de medicamentos recetados, costos y precios es apoyada por Laura and John Arnold Foundation.

Related Topics

Noticias En Español Pharmaceuticals Public Health Uninsured