Canadá, la tierra del seguro de salud universal, recibe a Sanders como a un héroe

El senador Bernie Sanders (independiente de Vermont), habla durante un rally sobre atención de salud el 22 de septiembre de 2017, en San Francisco, California. (Justin Sullivan/Getty Images)

TORONTO, Canadá — Estaba programado que el senador Bernie Sanders (independiente de Vermont) subiera al estrado para hablar sobre atención de salud después de las 11 am. Pero los estudiantes comenzaron a hacer fila desde las 5 de la mañana, nada menos que el domingo 29 de octubre, el fin de semana de Halloween: no querían perderse el gran evento.

En Washington, DC, a menudo se define a Sanders como un radical, un político en los márgenes. La popularidad de su campaña de 2017 para la nominación presidencial demócrata tomó desprevenidos a los de su propio partido y gran parte del establishment político considera que su plan de salud, un seguro universal con un pagador único, es impracticable o inviable.

Pero aquí, en el Convocation Hall de la Universidad de Toronto, flanqueado por la premier de Ontario, Kathleen Wynne, y el liderazgo del Partido Nueva Democracia (PND) de izquierda de Canadá, Sanders fue recibido como una celebridad.

“Aquí es como un héroe popular”, dijo el doctor James Sugiyama, médico de familia de Toronto, quien, después de no conseguir una entrada para la conferencia del domingo, vio el evento con amigos en un livestream por internet en un restaurante cercano. “Somos partidarios incondicionales y creyentes de que lo que Bernie está diciendo es lo correcto”.

El sistema de salud universal de Canadá, que comenzó en 1968, es muy querido por gran parte de los ciudadanos; es un motivo de orgullo, dicen muchos locales.

El discurso de Sanders coronó un viaje de fin de semana a Toronto, que incluyó visitas a hospitales y mesas redondas. Su oficina lo definió como una gira educativa sobre el sistema de salud canadiense: un ejemplo del enfoque de pagador único que Sanders cita a menudo en discursos en los Estados Unidos. La conferencia fue el componente público del viaje, que también acaparó los titulares de la Canadian Broadcasting Corp. y otros medios locales.

Los boletos se compraron con bastante anticipación, aunque los estudiantes universitarios finalmente lograron entrar. Los organizadores estimaron que había alrededor de 1,700 boletos disponibles, que se agotaron en unos 30 segundos, según la oficina de Sanders.

La conferencia adquirió el tono de una ensayada manifestación estadounidense –con la diferencia de que un cuarteto de cuerdas deleitaba a la multitud- presentando los puntos centrales del discurso de Sanders, reutilizados para una nueva audiencia.

Los comentarios de Sanders fueron mucho más allá del seguro de salud universal, tocando la importancia de un salario mínimo de $15 y la lucha contra el cambio climático. Y no faltaron las críticas estándar sobre los esfuerzos en Washington por derogar el Obamacare, la desigualdad de ingresos y la influencia de los llamados intereses especiales.

El público, que incluyó a médicos de izquierda, políticos y estudiantes universitarios, experimentó la magia de Sanders, dijeron que querían “sentir a Bernie” de primera mano. Tomaron fotos y estallaron con frecuencia en aplausos, gritos y silbidos, incluso por comentarios sobre políticas que afectan más a sus vecinos del sur. Hubo varias ovaciones de pie.

“Nuestra misión es tener el coraje de hacer las preguntas (…) para enfrentar a los increíbles intereses especiales que tienen tanto poder en mi país, en su país y en todo el mundo”, dijo Sanders.

Related Topics

Cost and Quality Insurance Noticias En Español Repeal And Replace Watch