Candidato republicano a la gobernación: limitar al gobierno en la atención de salud

El candidato republicano a la gobernación John Cox habla ante delegados en la convención del partido en California en 2018. (Kent Nishimura/Los Angeles Times via Getty Images)

John Cox estuvo en un debate presidencial y le dijo a la audiencia que se alegraba de que el aborto no fuera legal en 1955.

Dijo que, si lo hubiera sido, no habría nacido.

“No estaría parado aquí delante de ustedes hoy. Esto es personal para mí”, expresó Cox en el debate de las primarias presidenciales del partido republicano de 2007, explicando que su padre biológico abandonó a su madre.

“Mi madre se hizo responsable de mí”, dijo. “Está contenta de haberlo hecho, y me alegro que lo haya hecho”.

Cox, el candidato republicano de California para gobernador, invocó con frecuencia sus opiniones en contra del aborto durante sus infructuosas ofertas políticas para el Congreso y el presidente. Sin disculpas, se postuló a sí mismo como el candidato anti-aborto: un cristiano que cree en el derecho a la vida y cuya “oposición absoluta al aborto voluntario” nació de las circunstancias de su madre.

Cox ha sido menos enfático en sus opiniones sobre el aborto en el estado azul de California, donde los republicanos, demócratas e independientes favorecen de manera abrumadora el derecho de la mujer a elegir. Pero su argumento de que se trata de una cuestión de responsabilidad personal ofrece una ventana al pensamiento de Cox sobre la atención médica en general: sostiene que los mercados libres, combinados con las personas que se hacen responsables de sus acciones, deben guiar la política de atención médica, y que el gobierno, en su gran mayoría, debe mantenerse al margen.

Sus puntos de vista sobre la atención de salud contrastan claramente con los del candidato a gobernador demócrata, el vicegobernador Gavin Newsom, quien está a favor de cobertura para todos los californianos, y quien apoya la creación de un sistema de atención de un solo pagador, administrado por el gobierno y financiado por los contribuyentes. En la última encuesta del Instituto de Políticas Públicas de California, publicada a fines de septiembre, Cox está 12 puntos porcentuales por debajo de Newsom, entre los posibles votantes de California, con un 7% de indecisos.

Como candidato a gobernador, Cox no ha dado a conocer detalles sobre su idea de la atención de salud. Tampoco aceptó una entrevista con California Healthline para explicar sus puntos de vista, ni permitió que sus colaboradores hablaran del tema.

El lunes 8 de octubre, con menos de un mes para las elecciones, Cox emitió una declaración luego de un debate en vivo diciendo que apoya la atención médica asequible para todos, incluidos aquellos con condiciones preexistentes. Volvió a fallar en proporcionar detalles.

Una revisión de sus declaraciones, viejos y actuales sitios de internet de campañas, y entrevistas con ex asesores retrata (durante la campaña presidencial de 1988) a un exitoso hombre de negocios, que cree en limitar la participación del gobierno en la atención de salud y en general, con una filosofía política inspirada en el enfoque de Jack Kemp de libre empresa, conservadurismo fiscal y valores familiares.

Cox, que creció en un suburbio de Chicago que describe como de clase media baja, se convirtió en un exitoso abogado de impuestos e inversionista, antes de involucrarse en la política republicana de Illinois. No lo hizo tan bien en ese campo: se postuló sin éxito para el Congreso, la Cámara de Representantes en 2000 y el Senado en 2002; para el Registro de Escrituras del condado de Cook en 2004, y como presidente en 2008.

“John es un hombre de principios. No tenía mucho y lo hizo muy bien”, dijo Nicholas Tyszka, quien fue el gerente de campaña de Cox en su candidatura al Senado de los Estados Unidos. “Sin duda, es del tipo que está a favor de un gobierno limitado que cree que, si le das a la gente la oportunidad de hacer cosas buenas, las harán”.

Cox, de 63 años, se instaló en California de manera permanente en 2011, y ahora vive en el afluente vecindario de Rancho Santa Fe, en San Diego.

Ha pasado gran parte de su campaña lamentando el alto costo de vida de California, junto con el reciente aumento del impuesto a la gasolina sobre el que está alentando a los votantes a que lo deroguen en noviembre.

La mentalidad de gobierno limitado de Cox, combinada con su convicción de responsabilidad personal, alimenta su argumento de que la competencia es la respuesta al aumento de los costos de atención médica, los altos precios de los medicamentos recetados y la escasez de enfermeras.

“Le he escuchado decir muchas veces que la atención de salud debe ser administrada más por los mercados libres y que el gobierno federal debería tener menos participación”, dijo Phil Collins, candidato republicano para tesorero en Nevada, quien trabajó en dos de las campañas de Cox en Illinois.

En la declaración del lunes, Cox se quejó de que “nuestro sistema actual fue diseñado por expertos políticos y cabilderos corporativos de atención médica para proteger sus ganancias de monopolio, no para brindar atención médica decente a un precio razonable”.

Cox dijo anteriormente que, si era electo gobernador, no estaba interesado en defender la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), y que, si el Congreso y la administración Trump iban a derogar la ley, los millones de californianos que ahora tienen cobertura podrían obtener un seguro de alto riesgo. Eso podría aumentar las filas de los no asegurados.

En el debate de una hora realizado el lunes 8 de octubre en KQED, una afiliada de National Public Radio en San Francisco, Newsom desafió el deseo de Cox de revocar ACA y criticó sus opiniones sobre el aborto cuando se le preguntó cómo la confirmación de Brett Kavanaugh a la Corte Suprema de los Estados Unidos podría afectar a California.

“Podría tener un impacto profundo en los californianos, en sus derechos reproductivos, que usted crea que una mujer no tiene derecho a elegir, sin importar si son violadas o no, o ante un incidente trágico de incesto”, dijo Newsom.

Cox, quien ha eludido las preguntas sobre sus puntos de vista sobre el aborto durante la campaña para gobernador, lo hizo nuevamente durante el debate, diciendo que solo nombraría jueces en California que respetaran las constituciones de los Estados Unidos y del estado.

“Las cosas que le he visto decir están muy alineadas con lo que escuchamos del gobierno de Trump y del liderazgo republicano del Congreso”, dijo el doctor Andy Bindman, médico de atención primaria en el Hospital General Zuckerberg de San Francisco y profesor en el Instituto Philip R. Lee para Estudios de Políticas de Salud en la Universidad de California-San Francisco, quien ayudó a redactar ACA.

Cuando la legislatura estatal de este año consideró proyectos de ley que hubieran abierto Medi-Cal, el programa de Medicaid de California, a inmigrantes indocumentados de entre 19 y 25 años, así como a los mayores de 65, Cox acudió a la televisión nacional para llamar a los planes demócratas un “regalo de promoción”. “Y dijo a Fox News que” nuestro gobierno ha sido jalado por un grupo de personas que creen que el gobierno es lo más importante”. Los proyectos de ley murieron en la legislatura.

Cox también ha criticado a Newsom por defender tanto un sistema de pago único, que dice que destruiría la economía de California, como la cobertura de salud para inmigrantes sin papeles.

“Gavin Newsom quiere empeorar los problemas al aumentar los costos de la atención médica de los californianos y luego recompensar a los que hacen fila”, dijo Cox en un comunicado de prensa de agosto. “Si queremos ver cómo funcionaría la atención médica del gobierno de Newsom, solo observe el DMV”.

Cox dijo en su declaración posterior al debate, que si es elegido gobernador “romperá los monopolios corporativos de atención médica, hará que las compañías de seguros compitan y convertirá a los pacientes en consumidores con poder sobre sus dólares de atención médica”.

Se negó a proporcionar detalles en respuesta a las preguntas enviadas a su campaña.

Bindman dijo que Cox está copiando una página del libro de jugadas republicano a nivel nacional: criticar la Ley de Cuidado de Salud Asequible, sin ofrecer soluciones.

“John Cox no está hablando mucho acerca de la atención de salud, aparte de decir lo que está en contra porque no tiene ninguna alternativa viable que asegure que las personas mantengan la cobertura”, dijo Bindman.

Pero a lo largo de los años, Cox ha hecho sugerencias que demuestran su confianza en los mercados libres para resolver problemas. Lo que existe ahora, argumentó en su libro de 2006, “Politic $, Inc.”, es un “sistema ilógico” en el que las compañías de seguros y el gobierno se han hecho cargo de la atención individual del paciente.

La solución, argumentó Cox tanto en su libro como en su página web como candidato presidencial, sería terminar con la deducción de impuestos federales para el seguro de salud de los empleados, abriendo la puerta a más competencia y precios más bajos. Al igual que los seguros de automóviles, los consumidores deberían poder elegir sus propios planes de seguro de salud en un mercado libre, explicó.

Los pobres podrían beneficiarse de un programa de vales del gobierno limitado, propuso, uno con incentivos para ahorrar dinero y obtener atención preventiva, así como cuentas de ahorro para la salud que alienten a los consumidores a encontrar atención al costo más razonable.

“Las personas más ricas bien pueden tener mejores opciones, pero esa debería ser una de las recompensas por la movilidad ascendente”, escribió.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, que publica California Healthline, un servicio de la California Health Care Foundation.

Related Topics

2018 Elections California Insurance Noticias En Español Spotlight The Health Law