Pacientes de cáncer enfrentan retrasos en cirugías mientras COVID-19 paraliza hospitales

Dos días antes que Christine Rayburn, de Olimpia, Washington, tuviera su cirugía para remover un tumor canceroso, el hospital la canceló. Era parte de uno de los procedimientos electivos afectados por la pandemia del nuevo coronavirus. Pero su cirujanó peleó, y tuvo su intervención diez días después. (Foto por Poppi Photography).

El gobierno federal ha alentado a los centros de salud a retrasar las cirugías no esenciales mientras evalúa la gravedad de las condiciones de los pacientes y la disponibilidad de equipos de protección, camas y personal en los hospitales.

Las personas con cáncer se encuentran entre los pacientes con alto riesgo de complicaciones si se infectan con el nuevo coronavirus. Se estima que 1.8 millones de personas serán diagnosticadas con cáncer en los Estados Unidos este año. Más de 600,000 reciben quimioterapia.

Eso significa que millones de estadounidenses pueden estar enfrentando desafíos imprevistos para obtener atención.

Christine Rayburn, en Olympia, Washington, fue diagnosticada con cáncer de seno a mediados de febrero. El nuevo coronavirus apareció en las noticias, pero la mujer de 48 años no imaginó que el brote la afectaría. Su médico dijo que Rayburn necesitaba comenzar el tratamiento de inmediato. El cáncer ya se había extendido a sus ganglios linfáticos.

“El tumor canceroso parecía haberse adherido a un nervio”, dijo Rayburn, quien fue maestra de escuela durante muchos años. “Siento dolor regularmente”.

Después de tener su diagnóstico y el plan de tratamiento de su equipo médico, la meta de Rayburn era someterse a una cirugía lo antes posible.

Mientras tanto, el brote de coronavirus estaba empeorando, y Seattle, a solo una hora al norte de donde vive Rayburn, se había convertido en uno de los focos nacionales.

El esposo de Rayburn, David Forsberg, comenzó a ponerse un poco nervioso sobre si el procedimiento de su esposa seguiría según lo planeado.

“Se me pasó por la mente”, dijo. “Pero no quería molestarme con esa posibilidad además de todo lo demás”.

Dos días antes de la intervención de Rayburn para extirpar el tumor, dijo Forsberg, el cirujano llamó, “bastante lívido” con malas noticias. “Le dijo: ‘la han cancelado indefinidamente'”, recordó Forsberg.

El procedimiento había sido programado en el Hospital Providence St. Peter en Olympia, una instalación administrada por Providence Health & Services. En todo Washington, los hospitales estaban suspendiendo las cirugías electivas, para conservar el suministro limitado de equipo de protección personal, o EPP, y para evitar que los pacientes y el personal se expusieran innecesariamente al nuevo coronavirus.

“Simplemente me sentí como en una de esas películas realmente malas, en las que me estaban sacrificando”, dijo Rayburn.

“Era como si nos hubieran separado de los expertos en los que confiamos”, dijo su esposo.

El hospital dijo que revisaría la decisión en unas pocas semanas. Pero el cirujano de Rayburn dijo que era demasiado tiempo para esperar y que tenían que pasar al Plan B, que era comenzar la quimioterapia.

Originalmente, se suponía que la quimioterapia debía ocurrir después de la cirugía tumoral de Rayburn. Y reorganizar el plan de tratamiento no era ideal porque no se ha demostrado que la quimioterapia reduzca significativamente los tumores en el tipo de cáncer de seno que ella tiene.

Aun así, la quimioterapia podría ayudar a detener la propagación del cáncer. Pero a medida que la pareja descubrió el nuevo plan de tratamiento, se toparon con más obstáculos.

“Necesitaba un ecocardiograma, excepto que habían cancelado todos los ecocardiogramas”, dijo Forsberg.

Pasaron días en el teléfono tratando de poner todas las piezas en su lugar para que ella pudiera comenzar la quimioterapia. Rayburn también comenzó a escribir a sus legisladores locales sobre su situación.

Hospitales priorizan casos urgentes

A mediados de marzo, el gobernador de Washington, Jay Inslee, prohibió la mayoría de los procedimientos electivos, pero estableció excepciones para ciertas situaciones urgentes y potencialmente mortales.

“En realidad decía que [la prohibición] excluía la extirpación de tumores cancerosos”, dijo Rayburn.

Los hospitales de Providence utilizan algoritmos y un equipo de médicos para determinar qué cirugías pueden retrasarse, dijo Elaine Couture, directora ejecutiva de Providence Health en la región de Washington-Montana.

“No hay decisiones perfectas en absoluto en nada de esto”, dijo Couture. “Ninguna”.

Couture no habló sobre pacientes específicos, pero dijo que supone que otros casos eran más urgentes que los de Rayburn.

“¿Hubo otros pacientes que incluso tenían cánceres más agresivos que se completaron [quirúrgicamente]?”, se preguntó Couture. “Tan enfermo como estés, puede haber otras personas que necesiten algo incluso antes que tú”.

Couture dijo que los hospitales están agotando suministros de máscaras, batas y guantes y que deben tomar decisiones difíciles sobre los procedimientos electivos.

“Tampoco me gusta, y no es la forma en que queremos que funcione nuestro sistema de atención médica”, dijo Couture.

En todo el sistema hospitalario de Providence, el equipo de protección personal se usa mucho más rápido de lo que se puede reponer, dijo.

Sin un único estándar

En la Sociedad Americana del Cáncer, su director adjunto, el doctor Len Lichtenfeld, está escuchando a pacientes de todo el país a quienes les retrasan la quimioterapia o cancelan la cirugía.

“A un paciente con un tumor cerebral le dijeron que no podría someterse a una cirugía, lo que parece ser una sentencia de muerte”, dijo Lichtenfeld.

Este es un territorio desconocido para la atención del cáncer, agregó. Los hospitales están tomando estas “decisiones sobre la marcha” en respuesta a cómo se desarrolla la pandemia en una comunidad en particular. “No existe una norma nacional única que pueda aplicarse. Me temo que esto se volverá mucho más común en las próximas semanas”.

La sociedad del cáncer recomienda que las personas pospongan sus exámenes de detección de cáncer de rutina, por ahora.

El American College of Surgeons ha publicado una guía sobre cómo clasificar la atención quirúrgica para pacientes con cáncer. Pero Lichtenfeld dijo que cada decisión depende en última instancia de la disponibilidad de recursos en el hospital y las presiones por COVID-19. En el estado de Washington, que ha sido golpeado fuertemente, los hospitales están cambiando el espacio quirúrgico y las camas lejos de otros tipos de tratamiento.

“Necesitamos pronosticar dos o tres semanas más adelante cuando haya más pacientes que estén enfermos”, dijo el doctor Steven Pergam, director médico de prevención de infecciones de Seattle Cancer Care Alliance. “Necesitamos asegurarnos de que haya una capacidad de camas adecuada”.

Pergam dijo que la alianza de atención está ajustando los planes de tratamiento y, a veces, evitando los procedimientos que mantendrían a los pacientes con cáncer en el hospital durante un período prolongado.

“Realmente depende del cáncer y la naturaleza agresiva del mismo”, dijo. “Hemos analizado administrar quimioterapia en el departamento ambulatorio y cambiar los regímenes particulares que las personas tienen para hacerlos menos tóxicos”.

Pero Pergam dijo que esperan seguir haciendo cirugías urgentes para pacientes con cáncer, incluso a medida que la pandemia empeora.

Christine Rayburn en Olympia se estaba preparando para los próximos meses de quimioterapia: quedarse en su casa e incluso evitar el contacto con sus hijas adultas, para prevenir cualquier posible exposición al coronavirus.

Luego, hace dos semanas, el cirujano volvió a llamar. Después de todo, había persuadido al hospital para que permitiera la cirugía, 10 días después de lo inicialmente planeado.

Rayburn y su esposo se preguntan qué habría pasado si no hubieran hablado o presionado para que su lumpectomía volviera al calendario de cirugías del hospital. Forsberg dijo que es posible que pudieran haber terminado sin la atención que Rayburn necesitaba.

“Si no hubiéramos dicho nada, tal vez no hubiera recibido la atención que necesita”, dijo. “Pero en nuestra mente, esa no era una opción”.

Esta historia es parte de una asociación entre NPR y Kaiser Health News.

Related Topics

Multimedia Noticias En Español Public Health