Usa una máscara. Como si fuera tan simple…
Share This Story:

Usa una máscara. Como si fuera tan simple…

Seguidores del presidente Donald Trump en un rally en el Aeropuerto Internacional Duluth de Minnesota, el 30 de septiembre, el mismo día que la asesora Hope Hicks comenzó a presentar síntomas de COVID-19. (Stephen Maturen/Getty Images)

Nils Hase, jubilado que vive en Tarpon Springs, Florida, usó su máscara mientras cargaba su paquete de Home Depot en su auto, una tarde reciente. La tienda insiste en que personal y clientes las usen, así que adentro, la mayoría de los rostros estaban cubiertos. Pero en el estacionamiento, en un estado con una tasa de infección grave pero sin un mandato sobre cubrebocas, muchas de esas máscaras cuelgan bajo las mandíbulas.

“Me molesta. Están siendo desafiantes”, dijo Hase. “Y la mayoría de las personas que veo que entran sin máscara sólo buscan pelea. Yo me mantengo alejado de ellos y sigo con mi vida”.

Seis meses y medio después que el presidente Donald Trump declarara la emergencia por el coronavirus, COVID-19 ha matado a más de 207.000 estadounidenses e infectado a 7,3 millones, incluidos el propio Trump y la primera dama.

Los científicos advierten de una mayor ola de infección este invierno. Están de acuerdo en que la forma más simple y fácil de combatir ese aumento es lograr que la mayoría de las personas usen máscaras la mayor parte del tiempo.

Sin embargo, la lucha política por cubrirse el rostro continúa. Se desarrolla en las calles de la ciudad, en los mercados de los suburbios, en las oficinas del comisario del pueblo, en los niveles más altos del gobierno, y hasta en el escenario del debate presidencial en Cleveland. Allí, la mayor parte del equipo de Trump se negó a usar las máscaras requeridas, y uno de ellos dio positivo poco después. Solo el tiempo dirá si propagan la infección, pero su comportamiento se refleja en todo el país.

Precio considerable en Iowa

En abril, funcionarios de salud del estado firmaron un acuerdo con la Universidad de Iowa para hacer modelos sobre el impacto del coronavirus. Entre los datos se encuentran estimaciones de las tasas de mortalidad futuras y la proyección de que más de 1,000 habitantes de Iowa podrían salvarse adoptando una política de uso de máscara universal.

Más tarde ese mes, los investigadores advirtieron la gobernadora republicana Kim Reynolds que no aliviara las restricciones destinadas a reducir el virus, y alertaron que habría un aumento más adelante en el año. También recomendaron una política sólida sobre cubrirse el rostro, en un informe que decía que los protectores faciales reducirían drásticamente el número de víctimas del virus.

Reynolds no siguió ninguno de esos consejos. Comenzó a aliviar las restricciones a fines de abril. Argumentó que era más importante reabrir la economía del estado mientras se alentaba a las personas a ser responsables y usar máscaras que rechazar un mandato que definió como inaplicable.

“Creo que el objetivo es alentar y recomendar encarecidamente que la gente las use”, dijo a fines de agosto. “Creo que lo harán”.

Sin embargo, en ese momento, Iowa estaba demostrando que las predicciones de la universidad eran ciertas, sufriendo la tasa de infección más alta de la nación. A fines de septiembre, el estado era uno de los siete que permanecían en la “zona roja”, con un promedio de más de 890 nuevas infecciones por día.

La intransigencia de la gobernadora con las máscaras pone de relieve un problema preocupante. En un momento en el que los expertos creen que la nación necesita unirse en una estrategia común para frenar un invierno potencialmente catastrófico, la mejor opción más barata, las máscaras, se ha politizado cada vez más.

Incluso los republicanos como Reynolds, que están de acuerdo en que las máscaras funcionan, se niegan a seguir el consejo de sus expertos. Se oponen a los mandatos y favorecen un enfoque educativo al que muchas personas se resisten activamente.

Disidencia dentro de la administración Trump

El problema comienza desde arriba. Los principales asesores médicos de la administración Trump han testificado repetidamente que las máscaras eran la mejor herramienta del país para frenar una segunda ola que podría ser significativamente más letal que el pico inicial.

El doctor Robert Redfield, director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), fue más lejos, diciendo que cubrirse la cara era una apuesta más segura que una vacuna si todo el mundo las usara.

“Si lo hiciéramos durante seis, ocho, 10, 12 semanas, podríamos controlar esta pandemia”, dijo Redfield durante una audiencia el 16 de septiembre. “Son nuestra mejor defensa”.

Trump lo contradijo antes de que terminara el día, y solo unos días antes, como hicieron el presidente y su camarilla en Cleveland, Trump tuvo exactamente el comportamiento opuesto. En un mitin de campaña ante miles en Nevada, animó a la multitud, en su mayoría sin máscara. Al día siguiente, realizó una manifestación con máscara opcional en un depósito en Henderson, Nevada, desafiando las restricciones estatales. Le advirtió al propietario (que luego fue multado con $3,000) que lo protegería si el estado lo perseguía.

“Estaré contigo todo el tiempo. No te preocupes por nada”, dijo Trump.

Pero las acciones y declaraciones de Trump preocupan a los científicos y expertos en salud pública. Han observado con horror y frustración cómo la actitud desdeñosa del presidente hacia las máscaras y el propio COVID-19 ha ido de la mano con la creciente politización de la respuesta de salud pública.

Mientras tanto, el Grupo de Trabajo sobre Coronavirus de la Casa Blanca, dirigido por el vicepresidente Mike Pence, emitió un “informe estatal” sobre Montana el 20 de septiembre que incluía la sugerencia de que el estado “considere multas por violaciones de los mandatos de mascarillas faciales en áreas de alta transmisión”.

En una conferencia de prensa, el gobernador Steve Bullock, demócrata, dijo que multar a la gente no sería “el estilo de Montana”. Sin embargo, el estado es uno de los 34 con un mandato de uso de máscara.

De hecho, lo que predice de manera más clara si un estado impondrá políticas de máscaras sólidas tiene poca relación con el problema de la pandemia, según un estudio reciente de un equipo de la Universidad de Washington.

Después de analizar datos completos sobre las políticas de máscaras, los investigadores dirigidos por Chris Adolph, profesor de ciencias políticas y Estadísticas en la Universidad de Washington, encontraron que tener un gobernador republicano predeciría una demora de 30 días en recomendar políticas de máscaras. En un estado que también es ideológicamente conservador, la demora estaría más cerca de los 40 días. La tasa de mortalidad o de infección de un estado tuvo una influencia mucho menor.

“Debido a que los mandatos de máscaras son mucho menos costosos que los cierres de negocios o los pedidos para quedarse en casa, cuando comenzamos a monitorear estas políticas en abril, esperábamos que su adopción fuera universal”, dijo Adolph. “En cambio, encontramos el mismo patrón: los gobernadores republicanos se resistieron a exigir máscaras incluso cuando las condiciones de salud pública lo exigían”.

La investigación de Adolph sugiere que Trump al menos amplifica el desdén por las máscaras y, de hecho, el fenómeno se presenta en todo el país, de manera más sorprendente entre algunos de los partidarios más fervientes de Trump: las fuerzas del orden y los políticos extremadamente conservadores.

Sheriffs anti-máscara

En el estado de Washington, Florida e incluso la California demócrata, los alguaciles llegaron a los titulares al tomar acciones en oposición a las pautas de uso de máscaras locales.

En el condado de Snohomish en Washington, donde se descubrió el primer caso de COVID-19 en Estados Unidos, el alguacil Adam Fortney declaró en una publicación de Facebook de abril: “Los impactos del COVID 19 ya no justifican la suspensión de nuestros derechos constitucionales”.

El gobernador demócrata Jay Inslee ordenó a las personas que usaran máscaras en público a fines de junio, justo cuando comenzó un aumento de infecciones durante todo el verano. El alguacil del condado de Lewis, Rob Snaza, respondió diciendo a una multitud que lo vitoreaba fuera de una iglesia: “No seas una oveja”. El sheriff del condado de Klickitat, Bob Songer, en la radio llamó a Inslee “un idiota” por la orden.

En Florida, la resistencia a los tapabocas ha sido especialmente feroz. Una vez más, los alguaciles ofrecieron la oposición más sorprendente. El alguacil del condado de Marion, Billy Woods, prohibió las máscaras para sus ayudantes y visitantes de las oficinas del departamento del alguacil, aunque luego cedió con las visitas.

Incluso en el condado azul sólido de Los Ángeles, la oficina del alguacil fue reprendida por el inspector general del condado porque los agentes se negaron a usar máscaras, en violación de las órdenes de salud pública.

Sorprendentemente, los funcionarios que apoyan las máscaras no estaban dispuestos a impulsar una aplicación estricta.

“Una de las cosas en todo esto es que no vamos a hacer cumplir o multar nuestra salida”, dijo recientemente a los periodistas el principal funcionario de salud pública de Los Ángeles, el doctor Muntu Davis.

Los investigadores no están de acuerdo con Davis y Reynolds, no porque la educación no funcione, sino porque requiere un esfuerzo prolongado y sostenido.

“Desarrollar e implementar programas de educación para la salud lleva tiempo, por lo que en emergencias donde el cumplimiento rápido es esencial para reducir la propagación de un patógeno nuevo, los mandatos son un elemento crítico”, dijo Adolph.

Multas en Tennessee

Ese es el camino que tomaron los funcionarios en Nashville, Tennessee, aunque inicialmente los oficiales optaron por un enfoque más indulgente de lo que quería el alcalde. Los tuvieron que obligar a emitir multas de hasta $50. La policía todavía ha estado dando advertencias en su mayoría, miles en un solo fin de semana, pero también ha puesto docenas de multas y ha realizado algunos arrestos.

A finales de septiembre, el condado de Davidson de Nashville tenía 13,5 casos por cada 100,000 personas, mientras que más de tres docenas de condados menos poblados tenían tasas de infección en la “zona roja”, con más de 25 casos por cada 100,000 personas.

En medio de los mensajes contradictorios, incluso donde la aplicación de la ley ha funcionado, no todos están convencidos de que cubrirse la nariz y la boca sea algo que deba elevarse al nivel de la policía.

“Creo que tienen mejores cosas que hacer que obligar a nadie a usar una máscara”, dijo Jennifer Johnson, una técnica de rayos X en el centro de Nashville. “Creo que debería ser bajo tu propio riesgo, pero esa es solo mi opinión”.

Demandas y protestas semanales en Florida

Muchos ciudadanos y legisladores de tendencia conservadora están de acuerdo con ella, hasta el punto de demandar para bloquear mandatos.

En el condado de Hillsborough, Florida, hogar de Tampa, los comisionados del condado deben votar cada semana para renovar un estado de emergencia que requiere el uso de máscaras en lugares públicos cerrados.

Jason Kimball, un orador habitual en esas reuniones que se oponían a la orden, se enojó tanto que comenzó una campaña de GoFundMe para una demanda. Alcanzó su meta de $5,000 en 24 horas.

“Sólo se puede hacer tanto como lo que legalmente puede una comisión, sin violar la constitución estatal y la Constitución de los Estados Unidos”, dijo Kimball en una reunión reciente.

El representante Anthony Sabatini, legislador estatal que ha presentado 15 demandas similares en nombre de otros en todo el estado, tomó el caso. Afirma que las ordenanzas de máscaras son una extralimitación del gobierno y una violación de la cláusula de privacidad de Florida.

“El gobierno nunca ha hecho esto antes”, dijo Sabatini. “Nunca se le ha dicho a la gente que tienen que usar máscaras dondequiera que vayan durante todo el día, y eso es básicamente a lo que se ha llegado”.

Un juez desestimó el caso de Sabatini en el condado de Hillsborough y varias de sus otras demandas han sido denegadas.

Al igual que Kimball y muchos otros opositores, Sabatini insiste en que las máscaras no funcionan, y dice que cualquiera puede buscarlo en Google para averiguarlo.

Los científicos están en desacuerdo y están angustiados porque la ideología política ha superado los datos reales y ha hecho imposible que la ciencia dicte las mejores respuestas.

“Eso ciertamente ha sido una fuente de frustración para los que trabajamos en salud pública”, dijo Joe Cavanaugh, quien dirige el Departamento de Bioestadística de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Iowa y ayudó a construir el modelo distribuido a la gobernadora Reynolds.

Observando el éxito de otros países

El doctor Ali Mokdad, un ex científico de brotes en los CDC que trabaja para el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, encuentra especialmente doloroso ver a otros países lidiar con la pandemia mejor que los Estados Unidos.

Viajó por todo el mundo para detener brotes, y ahora otros países están utilizando los métodos que él y sus antiguos colegas de los CDC les enseñaron.

“¿Por qué la gente no lleva una máscara? Por primera vez en la historia de la humanidad, tenemos una medida que es realmente muy barata”, dijo. “Puedes hacerla en casa tú mismo con algo viejo que tengas. Salva vidas. Salva la economía “.

Es doblemente frustrante y alarmante porque, si bien la adopción de máscaras había aumentado durante el verano, ahora ha comenzado a disminuir. El cambio hizo que IHME ajustara al alza su modelo de cuántas personas se infectarían y morirían para el 1 de enero en Estados Unidos.

“Este cambio en la última semana se debe principalmente a la disminución del uso de máscaras y al aumento de la movilidad”, dijo Mokdad.

La estimación de la tasa de mortalidad se ha moderado desde entonces, proyectada ahora en 372,000.

Un lugar donde el uso de máscaras ha disminuido es Iowa, donde Mokdad dijo que sólo el 28% de las personas dicen en las encuestas que siempre es probable que usen una máscara cuando salen.

Los científicos de la Universidad de Iowa habían estado usando datos similares a los que usa IHME para sus modelos de coronavirus. El estado no permitirá que la universidad haga público su modelo, pero cuando algunos de sus datos estaban en línea, la proyección era que Iowa vería más de 1,000 muertes a fines de agosto si no se tomaban medidas de seguridad adicionales. Hasta el martes, la cifra oficial del estado era de 1,328.

Según las estimaciones similares más recientes de IHME, más de 3,400 habitantes de Iowa morirán para el 1 de enero. Con un requisito de máscara universal, se podrían salvar unos 1,600. A nivel nacional, se podrían salvar casi 115,000 vidas.

Viene el invierno

Cavanaugh agradecería incluso un mandato suave para salvar algunas de esas vidas. “El simple hecho de enviar ese mensaje a nivel estatal es, creo, un paso importante para enfatizar su importancia”, dijo el investigador de la Universidad de Iowa.

Dieciséis estados aún no tienen mandato, todos ellos liderados por republicanos.

El elemento especialmente aterrador del movimiento anti-máscara es que solo puede empeorar lo que los científicos ya advierten que será un mal invierno.

Cuando hace frío, el virus puede sobrevivir más tiempo en las superficies y las personas están atrapadas en interiores, donde puede haber una concentración más alta de las gotas de aerosol que exhala la gente.

“Lo hemos visto en nuestros datos. Lo hemos visto en otros países”, dijo Mokdad. “Es muy fuerte y, desafortunadamente, sucederá en Estados Unidos”.

De vuelta en Florida, Nils Hase seguirá usando su máscara.

“Siempre he creído en la ciencia detrás de esto”, dijo Hase. “Es un virus y debemos estar al tanto de lo que está pasando. Las personas que no lo hacen, son simplemente idiotas”.

Esta historia es parte de una alianza que incluye Health News Florida, KPCC, Nashville Public Radio, KHN y NPR.

Related Topics

California Noticias En Español Public Health States